La usabilidad y la importancia de acertar con lo básico

Por Manuel Jurado, Director General de bigmouthmedia España

A todos nos gusta estar a la última y disfrutar de los adelantos tecnológicos, pero todo ello se convierte en inservible si las novedades no tienen unas bases sólidas donde asentarse. Es decir, sin una usabilidad conseguida, las herramientas pierden todo su valor.

Esto se está viendo, por ejemplo, en la guerra de los teléfonos inteligentes o smartphones. Los desarrolladores han entendido que para conseguir una buena relación con el cliente no queda otra que trabajar en la optimización de páginas webs para navegadores para móvil, así como en el perfeccionamiento de las aplicaciones para teléfonos. Pero esa tarea sólo logrará el éxito si se tiene en cuenta que la experiencia que tenga el usuario del nuevo canal es crucial y, por tanto, la usabilidad es clave.

Pese a que las pruebas de usabilidad existen desde hace más de una década, lo cierto es que muchas páginas web aún no aciertan, ni siquiera en sus elementos más básicos. Por fortuna, las empresas van dándose cuenta de la importancia de involucrar a expertos en esta materia en el desarrollo de nuevas páginas, si bien a veces son llamados a intervenir demasiado tarde y acaban ocupándose de solucionar errores evitables.

Otro aspecto de los servicios de usabilidad que sin duda ganará importancia en el futuro próximo es la optimización de las conversiones, que lentamente está siendo reconocido como un medio importante para mejorar el resultado de las actividades de marketing digital. Es muy probable que las expectativas de un número cada vez mayor de empresas en lo referente a sus campañas de SEO o PPC incluyan a este tipo de servicios como parte del paquete básico de servicios.

La usabilidad es clave por su papel crucial en la experiencia del usuario. Y es que los consumidores exigen una mayor atención por parte de las empresas de quienes son clientes y, a medida que los sitios web mejoren su optimización y usabilidad, el servicio al cliente se convertirá en el gran factor diferenciador para las empresas.

Esta tendencia alentará una mayor integración entre las campañas de marketing en Internet y aquellas que se ejecutan en medios tradicionales. La mayoría de usuarios perciben sus interacciones con una u otra marca como una unidad y esperan que su experiencia con la marca, ya sean en las tiendas, en Internet, por catálogo o por teléfono, resulten similares entre sí. Independientemente del canal que acabe utilizando para la compra, es importante que la experiencia del cliente en cada uno de ellos sea lo más coherente posible.

De hecho, las expectativas de los usuarios de Internet se centrarán en que las páginas web tengan una apariencia y funcionamiento cada vez más parecido a las aplicaciones. Así, los usuarios esperarán de las webs la misma sencillez y uso intuitivo de las aplicaciones web, lo que junto con el deseo por parte de las empresas de presentar una sola imagen en todos los medios, hará que finalmente nos alejemos de los diseños gráficos creados para la imprenta tradicional para acercarnos a una imagen influenciada por las aplicaciones para móvil.

Publicado en MarketingDirecto.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios