Microsoft cierra Pioneer Studios, su laboratorio de hardware de consumo

Microsoft ha echado el cierre a Pioneer Studios, el laboratorio de donde salen los productos de hardware de consumo con el sello de la compañía. La unidad se creó hace tres años, y ha estado dirigida por el diseñador jefe J. Allard, responsable de la Xbox original.

El cierre se produce tras la salida de J. Allard de Microsoft. Pioneer Studios ocupaba unas oficinas en Seattle, a unos 25 kilómetros de la sede centran en Redmond, y empleaba a unos 120 profesionales, la mayoría diseñadores, que ahora han abandonado la empresa o se han reubicado en otras divisiones.

La intención con Pionneer Studios era disponer de un espacio innovador, que se diferenciara (incluso físicamente, por eso la ubicación aparte) de una empresa donde la burocracia, los papeleos y las reuniones a menudo asfixian la creatividad.

Lo cierto es que el balance de la división es desigual. De ahí han salido fiascos como los teléfonos para adolescentes Kin (que duraron seis semanas en el mercado), el desechado proyecto Courier o el irregular Zune, que nunca logró ser un competidor serio del iPod. Y también podríamos añadir lo que no han creado, como un tablet a la altura de las circunstancias.

En una especie de limbo podemos situar a los Windows Phone 7, de los que por ahora no podemos decir que sean ni un éxito, ni un fracaso. Como mejor estandarte de los estudios tenemos a la consola Xbox 360, de la que no se puede discutir su éxito.

El cierre de Pioneer no significa que Microsoft vaya a abandonar su división de hardware. De hecho, ya está trabajando en la siguiente generación de Xbox


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios