BAQUIA

El caso de CTB contra Twitter, o el doble rasero con los medios

Mientras en Twitter una noticia puede alcanzar repercusión mundial en horas, los periódicos necesitan como mínimo 24 horas para publicarla, o más si los periodistas cumplen a rajatabla con su código deontológico y antes de escribir confirman al dedillo la veracidad de la información.

Y es que ya ha quedado demostrado más de una vez que los medios sociales y los tradicionales circulan a velocidades diferentes. Y esos diferentes patrones pueden colisionar y perjudicar a los implicados.

El último encontronazo se ha producido en el Reino Unido, y está generando tanta repercusión que hasta el primer ministro, David Cameron, se ha pronunciado sobre el asunto, sugiriendo que es necesaria una modernización de las leyes que regulan el consumo de medios.

Todo parte de un rumor que lleva semanas circulando por Twitter, el de una estrella del fútbol británico (identificado con las siglas CTB) que supuestamente ha tenido una aventura extramarital con Imogen Thomas, antigua Miss Gales y participante en la edición británica de "Gran Hermano".

En numerosos foros, páginas web y redes sociales se ha escrito el nombre del futbolista. Pero lo que es vox populi en la Red, es tabú en la prensa tradicional, debido a una severa orden judicial (hay demandas de por medio) que prohíbe a los periódicos de Gales e Inglaterra citar el nombre del jugador implicado.

Ayer, el periódico escocés Sunday Herald publicaba la foto del futbolista con una tira en blanco tapando sus ojos y el texto “Censurado”. Intentaba denunciar así el diferente rasero que se aplica a la prensa escrita y a los medios sociales, sobre los que no hay ningún control ni regulación sobre lo que deben o no escribir. O dicho de otra forma, sobre lo que interesa o no a los lectores.

El primer ministro británico, David Cameron, intervenía en el asunto en una entrevista esta mañana en la cadena ITV. Cameron ha hablado de la emergencia de Twitter y otros medios sociales como conductores de la información que interesa a la gente, y de cómo esos medios están influyendo en la prensa tradicional.

También ha sugerido que la legislación debería ponerse al día con las nuevas formas de consumir noticias. “Es insostenible e injusto para la prensa que los medios sociales puedan hablar de esto y los periódicos no, así que la ley tiene que actualizarse según como la gente consume las noticias hoy en día”.

Mientras tanto, CTB (o digámoslo de una vez, Ryan Giggs, pues ese es el supuesto adúltero) también ha demandado a Twitter intentando que facilite información sobre los usuarios que han difundido su nombre en la red social. E incluso sobre los que hablan de la existencia de un mandato judicial que prohíbe hablar del caso, que parece que ni siquiera se puede mencionar. Surrealista, pero cierto.

Recordemos que Twitter tiene su sede en San Francisco, por lo que una demanda internacional será larga y compleja, Y probablemente CTB no consiga otra cosa más que dar aún mayor publicidad al asunto.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios