BAQUIA

La explosión en Foxconn sigue golpeando la reputación de Apple

Un accidente laboral es siempre algo lamentable. Más aún si se salda con tres muertos y más de una docena de heridos graves, con espectacular explosión de por medio. Y desde luego, no hace ningún bien a la reputación de la empresa si llega después de serias acusaciones sobre sus condiciones de trabajo.

Los productos de Apple transmiten una imagen impoluta, pulida y sin aristas. Algo casi perfecto. Lo que nos hace imaginar una construcción casi mágica, una especie de versión tecnológica de la fábrica de Willy Wonka. Por lo menos, el secretismo es comparable. Pero también aquella fábrica de chocolate tenía su lado oscuro.

Apple se encontró el año pasado con un escándalo de imagen en sus cadenas de montaje en Asia, cuando una serie de suicidios de trabajadores provocaron acusaciones de que sus populares dispositivos se construían en condiciones de semiesclavitud.

Abundaron las noticias sobre complejos cerrados, turnos agotadores y redes colocadas para evitar suicidios en los edificios de la compañía. El asunto llegó a la portada de Wired y el propio Tim Cook, al mando de Apple durante la baja médica de Steve Jobs, viajó a China para supervisar las condiciones en las que se construyen y ensamblan sus productos. Y dijo haber quedado satisfecho.

Desde entonces poco se había hablado sobre las fábricas de Foxconn, salvo para señalar que se había detenido a varios empleados por filtrar detalles sobre el iPad 2. Pero el pasado fin de semana una gran explosión ha vuelto a llevar a la empresa china al centro de atención.

La primera consecuencia es que la planta afectada y todas las que utilizan los mismos procesos han detenido su producción, afectando a las entregas de iPad 2, algo que Foxconn niega. Lo que aún no está claro es el alcance del daño para la reputación del fabricante -y por extensión, la de Apple- por este último desastre.

De momento, la bolsa reaccionó con un susto inicial pero terminó calmando sus preocupaciones, y no sería la primera vez que la opinión pública se comporta de la misma manera.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios