Los entornos conectados nos generan mejores ideas

La Fundación Telefónica acogió ayer la visita de Steven Johnson, escritor y divulgador científico, columnista en revistas como Discover y Wired y director desde 2006 de la comunidad Outside-in.

Johnson habló de la procedencia de las buenas ideas, basándose en docenas de historias científicas, culturales y tecnológicas sobre la innovación, que recoge en su último libro Las buenas ideas. Una historia natural de la innovación, donde analiza cómo han surgido ideas innovadoras a lo largo de la historia.

El escritor destacó la importancia de la intuición a la hora de tener buenas ideas, aunque hizo hincapié en que estas no surgen en momentos de inspiración, sino que sufren un proceso de incubación y reflexión: “Una gran idea puede tardar más de 10 años en desarrollarse”.

Uno de los motores de la innovación es el denominado principio de “exaptación”, que se da cuando una característica de un organismo evoluciona y cambia de objetivo a otro entorno. Este proceso se ha desarrollado en muchos momentos a lo largo de la historia y hoy en día se ve claramente reflejado en el desarrollo tecnológico. “Muchas ideas tienen un objetivo, pero en algún momento del proceso la persona descubre una solución a un problema adaptando la tecnología existente de manera diferente“.

Otro de los aspectos importantes históricamente demostrados es la creación de “entornos líquidos” donde se dé rienda suelta a las ideas y se amplíen horizontes. Por ejemplo, en los cafés del siglo XVIII se creaba un entorno rico en grandes ideas, ya que allí se reunían los personajes más notorios de diferentes disciplinas, se empapaban de los pensamientos de otros colegas y reflexionaban juntos. “Aunque la especialización es importante, hay muchos problemas que no se pueden resolver solo de una forma, por eso es muy positivo moverse en espacios multidisciplinares” afirma el escritor norteamericano.

Otro de los aspecto clave es la creación de entornos conectados. La diversidad no solo crea tolerancia, sino también ayuda a tener un pensamiento abierto. Muchas veces se piensa en innovación como algo tecnológico, pero también las pequeñas comunidades dan lugar a muchas innovaciones. Steven Johnson afirma que es muy importante estar conectados con el entorno, porque está demostrado que las personas mejor conectadas tienen más y mejores ideas.

El autor destacó también la aportación de las redes sociales para relacionar a personas aparentemente heterogéneas buscando un objetivo común. Esto se puede observar por ejemplo en las revoluciones islámicas de meses anteriores, o más recientemente en la “spanish revolution”. Es difícil definir cómo afectarán estas herramientas sociales en la política, pero el autor considera que son primordiales para conocer a la población y gobernar de “abajo a arriba” y satisfacer las necesidades del pueblo. Johnson asegura que, en estos momentos, lo más importante para la innovación es crear buenas redes de contactos con las que relacionarnos.

El capitalismo también participa en la innovación gracias a sus características culturales y sociales, y lleva a nuevas ideas como Facebook o Twitter. Steven Johnson también se detuvo en la importancia del sector público como generador de nuevas ideas, deshaciendo el mito de que las buenas ideas nacen exclusivamente del sector privado.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios