BAQUIA

La nueva moda es desconectar

Las tendencias en materia de nuevas tecnologías son impredecibles. Uno nunca sabe cuánto van a aparecer toda clase de servicios de geolocalización, o se va a poner de moda comprar cupones de restaurantes y peluquerías. O se va a crear un movimiento en favor de la desconexión.

Ahora que por fin parece que dejamos de encontrar un estudio por semana sobre los peligros de adicción de los juegos online, o el móvil, o las redes sociales, los usuarios deciden que no necesitan números y advertencias, sino unos días de descanso.

Hace unos meses apareció en iTunes Sabbath Manifesto, una aplicación que invitaba a todo el mundo, judíos o no, a respetar una especie de festivo sin tecnología. Sin mirar Facebook, sin comprobar el correo, sin retuitear. Y más que una anécodta, esa aplicación parece reflejar una preocupación más generalizada.

“The Digital Diet: The 4-Step Plan to Break your Tech Addiction and Regain Balance in Your Life.” es un título de autoayuda que propone una cura de abstinencia bastante más drástica: un plan de 28 dias para reducir al mínimo el barullo tecnológico de mensajes, redes y cacharros electrónicos. Y la reseña no la hemos encontrado en un periódico centenario, sino en Wired.

La columna "Why we should take a holiday from our networks" ("Por qué debemos tomarnos unas vacaciones de las redes") no aparece en una revista tradicional, sino en la sección de tecnología de The Guardian, un diario nada sospechoso de vivir de espaldas a la tecnología.

En otras palabra: el clamor por la desconexión viene de dentro, de los que más horas pasan pendientesde las actualizaciones. Al fin y al cabo, puede que nos hayamos dado cuenta de que retrasar la comida por comentar la foto que ha colgado un compañero de colegio al que hemos visto en décadas es un poco excesivo. Claro que siempre quedarán los que querrían Internet en el cerebro.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios