Steve Jobs presenta iCloud, la nube de Apple

Para tranquilidad de analistas e inversores, Steve Jobs reapareció ayer lunes en San Francisco, en la presentación de su esperado servicio en la nube, iCloud.

Como otros servicios de computación en nube, iCloud permite a los usuarios acceder a música, juegos y demás contenido desde cualquier dispositivo (de Apple) conectado a Internet, mientras el contenido permanece archivado en un servidor remoto.

Nueve aplicaciones reúnen, por ahora, los servicios de iCloud, y a eso se suma el software de agenda MobileMe, que antes costaba 79 euros y ahora será gratis. Todo el paquete estará disponible en otoño, cuando se lance iOS 5, la nueva versión de su sistema operativo móvil. Apple ofrecerá 5 gigabytes de espacio gratis, aunque en ese límite no se contarán ni la música ni las fotos.

Igual que el iPhone popularizó los smartphones (o al menos, la idea de tener uno), es muy probable que iCloud termine con los reparos del mercado masivo hacia la computación en nube, favoreciendo de paso que la gente se compre varios dispositivos de Apple y se aleje un poquito más del PC. Llega, sin embargo, con pocas novedades respecto a las propuestas de sus competidoras y sin uno de los premios gordos que se esperaban: las discográficas.

Después de que tanto Amazon como Google presentaran sus servicios de música en la nube sin acuerdos con las discográficas (según Google, debido a las exigencias "poco razonables" de los sellos), varios analistas esperaban que Apple les ganara por la mano gracias a una relación más cercana con la industria del entretenimiento. No en vano, son los únicos que han conseguido vender música de los Beatles en la Red.

La ausencia de discográficas -o, ya que estamos, productoras de cine y televisión- en este gran anuncio podría indicar que las empresas de tecnología empiezan a perder la paciencia con la industria del entretenimiento, y ya no se molestan en esperar a tener su beneplácito para lanzar sus productos. Como, en este caso, servicios que permiten escuchar en streaming la música que ya han comprado los usuarios.

Para radios online al estilo de Spotify, las negociaciones (como las de Spotify para desembarcar en EEUU) siguen sin novedad en el frente.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios