BAQUIA

CRySoL: “Cuando el software privativo tenga un reemplazo equivalente en software libre se acabará”

¿Por qué mi proveedor de software me cobra tanto dinero por las licencias? ¿Por qué no puedo hacer lo que quiera con mis programas? ¿Por qué nos gastamos tantísimo dinero en software cuando hay alternativas libres? Cada vez son más las personas que se plantean recurrir al software libre, un planteamiento que también se están empezando a hacer gran parte de las administraciones públicas que cada año gastan millones de euros en licencias y contratos con multinacionales.

Para luchar contra los 'males' del software privativo hay varias iniciativas: ya entrevistamos en su momento a Richard Stallman, y ahora hemos querido hacer lo mismo con CRySoL, un colectivo de la Universidad de Castilla-La Mancha que lucha por difundir e implantar el software libre en todos los ámbitos.

“El problema del software privativo es que recorta nuestras libertades. Nuestra libertad de uso, para empezar, porque las licencias de software privativo no permiten compartirlo y usarlo como queramos; la libertad de copia, la libertad de modificación, porque no tenemos el código fuente; y la libertad de compartir copias modificadas, con lo cual es imposible construir sobre cosas que ya están hechas. Siempre hay que volver a reinventar la rueda, hay que volver a hacer el software desde cero”, nos cuenta Paco Moya, que observa cómo el software libre nos libra de esos inconvenientes: “Con el software libre no tenemos esos problemas, se puede construir sobre lo que ha hecho otro”.

Pero, ¿es lo mismo software libre que código abierto? No, y David Villa nos explica las diferencias: “El software libre potencia la libertad, las ventajas sociales, el hecho de poder se un buen vecino, como dice Stallman, mientras que para los defensores del open source lo importante es el modelo que permite desarrollar software de forma cooperativa. Y eso, aunque es interesante técnicamente, para nosotros está en un segundo plano”.

A colectivos como CRySoL no les gusta nada que las administraciones públicas se gasten millones de euros en licencias y en contratos con compañías de software privativo. Abogan por el cambio, pero el camino será largo: “Es cuestión de tiempo, no se cambia el desastre en unos días. Hay que ir convenciendo poco a poco, es un trabajo de fondo. Hay iniciativas con bastantes éxitos y también bastantes fracasos. ¿Se dejará de pagar millonadas a Microsoft? Cuando sea innecesario: cuando el software privativo tenga un reemplazo equivalente en software libre, se acabará. No es algo que vayamos a hacer mañana, pero llegará”.

Puedes ver la entrevista completa aquí.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios