Hay que recortar costes en la empresa: ¿por dónde empezar?

Que levante la mano quien no haya pasado por un recorte de gastos en su empresa en los últimos dos años. Claro que la optimización de costes se topa con el inevitable dilema de por dónde empezar.

Esa es la cuestión que la consultora LowendalMasaï, especializada en optimización de costes empresariales, ha planteado en una encuesta a más de 100 profesionales (Directores Generales, Directores Financieros, Directores de Compras y Expertos Técnicos) de diferentes países.

La encuesta ha pedido a los profesionales que escojan el área sobre la que actuarían en primer lugar al iniciar una política de contención, escogiendo entre cinco grandes áreas: Procesos, Organización, Suministros / Logística, Comercial / Marketing y Gastos Generales (telecomunicaciones, formación, seguros, viajes, limpieza, seguridad, etc.).

El área más votada es la de Procesos, que incluye los procedimientos operativos-productivos que permiten la actividad de la empresa. Para el 36% de los directivos es el área fundamental a la hora de optimizar costes, y lo harían sustituyendo los procesos actuales por tareas automatizadas o informatizadas.

La segunda categoría más votada es la reducción de costes en la Organización de la compañía (27%), evitando así posibles duplicidades, ineficiencias, etc.  En tercer lugar se mencionan los Gastos Generales (19%), aunque hay que hacer notar que se trata de un área mucho más relevante en las pequeñas empresas que en las grandes, donde puede suponer un coste insignificante en comparación con el área de Procesos.

El cuarto puesto (11%) es para la cadena de suministros y la logística, aunque teniendo en cuenta que para determinados tipos de empresas -como las dedicadas a la distribución- cualquier cambio en este eje estratégico podría llegar a poner en peligro la supervivencia de la compañía.

Por último, la división que menos se tocaría (sólo lo haría el 4% de los directivos) es la de Marketing / Comercial, tal vez porque siempre existe la esperanza de que una buena idea o una buena campaña pueden reflotar cualquier negocio a la deriva.

Según David Puentes, de LowendalMasaï, “independientemente de que en momentos determinados la situación pueda requerir actuaciones más o menos urgentes, la única manera de alcanzar una buena gestión empresarial pasa por introducir políticas permanentes de optimización de costes en la estrategia general de la empresa”.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios