Lo último en intercambio de fotos móviles son los gnomos

Una ración de intercambio de fotos, un par de cucharadas de geolocalización, una pizca de mascota virtual y nos encontramos con la versión móvil de aquel gnomo viajero de Amelie, encarnada en Gnonstop Gnomes.

Al igual que otras aplicaciones similares, ésta nos permite hacer fotos y compartirlas con otras personas. La novedad aquí es que el control de privacidad, el "quién ve qué", es sencillo e intuitivo: son los gnomos.

Cada usuarios crea un gnomo, y lo coloca (aunque sólo sea la punta de su gorro) en las fotos, que registran también el lugar donde se tomaron. Después podemos mandar ese gnomo de viaje al teléfono de un amigo, que sólo tendrá que sacarle una foto con su móvil para llevárselo con él.

Todos aquellos que hayan transportado al gnomo en su teléfono podrán ver las fotos que va haciendo con su nuevo compañero de viaje. Es decir, podemos llevar el duende de nuestro hermano para que vaya viendo las fotos de coches que vemos, darle otro gnomo a un amigo de viaje para enterarnos de dónde anda, o pasar uno de estos bichos de teléfono en teléfono para mantener conectada a un grupo de gente.

Las aplicaciones de intercambio de fotos son sin duda el éxito de la temporada. Instagram ya tiene cinco millones de usuarios (más de un millón por empleado), Color parece la estrella fallida de la promoción y no dejan de aparecer nuevas opciones.

Al combinar el intercambio de fotos con un control de privacidad sencillo y divertido, con cierto componente de juego y lo que es igual o más importante, compatibilidad entre iOS y Android, esta creación de Churn Labs -creada por Omar Hamoui, ex jefe de AdMob, adquirida por Google- podría convertirse en una de las aplicaciones de moda, al menos por una temporada.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios