BAQUIA

¿Y si Nokia desapareciese como marca universal?

La guerra que está ocurriendo en el mercado de los terminales móviles no es banal. Lo que está sucediendo es la posible eliminación de algún jugador importante. Y nos referimos al monstruoso Nokia, empresa que había gozado de casi un monopolio con los primeros móviles, y que ve amenazada su existencia como jugador global por no haber sido capaz de seguir la senda de la innovación en sus procesos productivos y empresariales.

¿Cómo un empresa como Nokia, que había amasado una fortuna descomunal, no se atrevió a innovar y apostar por los smartphones o teléfonos de nueva generación? Hoy parece claro que los nuevos teléfonos móviles se van a convertir en los únicos y exclusivos gadgets de comunicación entre las personas, con aplicaciones que resolverán multitud de problemas cotidianos como el tráfico, la proximidad de comercios, las transacciones comerciales y el acceso a la información constante y actualizada.

Nokia muestra todos los síntomas de ir a desaparecer. No es que no lo sepan, simplemente es que ya no lo pueden remediar. No les va a dar tiempo a volver al mercado y ganarse la confianza de multitud de clientes desengañados y a la vez cautivados por Apple con su IPhone y -sobre todo- por Google con su sistema operativo Android, que está instalado en casi todas las demás marcas. Y el que tiene hoy un IPhone o un Android en terminales LG, HTC, Samsung o cualquier otra marca ya no volverá nunca a la forma de operar de un Nokia.

Nunca antes la viralidad del marketing entre consumidores se había mostrado tan potente y eficaz como para no tener que invertir millones de euros en campañas publicitarias.

A Nokia ya no la puede salvar ni Microsoft. Los directivos de Apple, al enterarse de la alianza entre estas dos empresas (Nokia y Microsoft) comentaban que dos pavos cuando se unen no crean un águila.

Esperemos que esto no ocurra, porque la competencia es sana y deseable.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios