BAQUIA

España tiene la banda ancha más cara de la OCDE

Europa Press

La conexión de banda ancha española es cara. Y esto no es sólo una sospecha que nos sobreviene cuando llegan las facturas, sino el resultado evidente de un estudio de la OCDE sobre las telecomunicaciones mundiales. De hecho, las conexiones ADSL españolas son las más caras de los países de la OCDE, y las séptimas si no contamos el coste de la línea.

El estudio, realizado sobre las mejores ofertas en septiembre de 2010, señala que el servicio más barato en España es de 19,91 euros sin cuota de línea, o 31,3 euros en total. En el otro extremo de la tabla están Estonia, donde se puede contratar banda ancha por 9,51 euros, o Turquía, por 10,07 euros. Japón es la cuarta más barata con 10,43 euros.

Chile, Corea y Nueva Zelanda siguen a España en la lista de las más caras, aunque al menos en el caso de Corea compensan el precio con una de las velocidades medias más altas del mundo. Algo que no se puede decir de la conexión española.

Precisamente si tenemos en cuenta a cuánto nos cobran el mega por segundo -1,16 euros-, sólo nos ganan México, Chile, Israel, Estados Unidos y Nueva Zelanda. Los que ofrecen más velocidad a cambio de menos dinero son Suecia y Finlandia, donde 1 mps se cotiza a 8 y 9 céntimos, respectivamente.

En resumen, la conexión no sólo nos sale más cara, sino que nos va más lenta que a nuestros vecinos. El origen de esta situación podría estar en un problema de infraestructuras, aunque si tuviéramos que apostar colocaríamos nuestras fichas en una falta de competencia real entre las empresas del sector. Y cuando no hay guerra de precios, los que pierden son los consumidores.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios