Sony retoca su cúpula

Ni la pérdida de datos de unos 80 millones de personas, ni las semanas sin servicio en la PlayStation Network, ni la pérdida de credibilidad que han supuesto los más benignos ataques de hacktivistas que precedieron y siguieron a la crisis han provocado despidos o dimisiones entre los directivos de Sony, que intenta recuperarse del ataque informático más demoledor que se recuerda en los últimos años.

Los primeros cambios, que llegan ahora, parecen más ascensos que medidas disciplinarias. Kazuo Hirai, considerado posible heredero a dirigir todo el grupo, dejará su cargo al mando de Sony Computer Entertainment (SCEI), la división de juegos, para asumir la presidencia de eSCEI.

Su antiguo puesto al mando de los videojuegos lo ocupará el británico Andrew House, hasta ahora responsable europeo de la división, y que será el primer CEO de la división que no es japonés. El actual residente de SCEI, Akira Sato, tiene previsto retirarse en agosto.

El presidente y consejero delegado de Sony, Howard Stringer, seguirá en el cargo pese a las peticiones de dimisión -incluyendo una en la junta general de accionistas-. Quizá para lavar su imagen, la empresa ha anunciado que Stringer redujo su sueldo un 16 por ciento el año pasado, el tercero consecutivo de pérdidas para la compañía, algo que podría convencer a los inversores de su compromiso con el futuro de Sony.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios