BAQUIA

La dependencia de los fondos públicos

Poco a poco, en España empieza a haber ayudas de muchos tipos para empresas innovadoras. Entiendo lo bien que vienen a cualquier emprendedor en sus orígenes pero hay que tener mucho cuidado para que no se conviertan en un fin en si mismos.

Me explico, quieres conseguir ayudas a fondo perdido y tienes que justificar que estás realizando un desarrollo avanzado para ello. Fenomenal si realmente lo necesitas para tu propio negocio, mal si vas a destinar recursos -aunque sea parcialmente- a algo que no necesitas para nada. Una start-up necesita máxima concentración y no debe dedicar ni un minuto a pensar en ¿Como justificar que necesito fondos públicos?

Varias de nuestras participadas tienen préstamos ENISA -y de otras entidades públicas- que han conseguido en base a utilizar, casi siempre, una empresa especializada en su seguimiento, pero siempre les he insistido en que eso no debe llevarles demasiado tiempo y deben delegar la mayoría del trabajo a la consultora a la que hayan encargado el trabajo.

Hay empresas que necesitan ayudas públicas para desarrollar realmente algo completamente diferencial en lo que tienen que invertir  un par de años antes de que sea comercializable. Aquí es imprescindible la ayuda estatal porque ningún inversor se puede permitir esperar dos años a saber si tiene o no producto/servicio.

En el resto de los casos, es mejor buscar ampliaciones de capital que fondos públicos a menos que podamos conseguirlos sin desviarnos un ápice de nuestros objetivos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios