BAQUIA

Social Commerce: ¿Habrá burbuja esta vez?

Por Francisco Carrero, CEO de BrainSINS

No hace mucho que hemos empezado a adoptar con cierta naturalidad el término “Social Commerce” y ya nos están llegando alarmas de una posible burbuja. Sin ir más lejos, hace unos días el New York Times publicaba un artículo donde especulaba con la posibilidad de que GroupOn saliera a bolsa con un valor de 30.000 millones de dólares, lo que causó un gran revuelo y una gran cantidad de comentarios acerca de esta burbuja.

Pero este asunto no es más que una gota en el océano de importantes inversiones que en apenas un año se han realizado en los Estados Unidos en el ámbito del Social Commerce: desde los 1,2 millones $ de inversión en ThisNext en enero de 2010 hasta los 950 millones $ para el propio GroupOn en enero de 2011, se ha invertido una cifra total cercana a los 1.500 millones de $ en empresas de Social Commerce. En España las cifras son más modestas, pero están en la cabeza de todos nombres como BuyVip, Privalia, Bee-Tailers por las recientes adquisiciones e inversiones.

Exista burbuja o no, lo que parece claro es que éstas forman ya parte de la historia de la economía occidental, donde las más recientes e importantes pueden ser la burbuja tecnológica de primeros de siglo o la burbuja inmobiliaria que todavía nos tiene debilitados. La primera posiblemente se debió más a un problema de cálculo en el tiempo y esfuerzo requeridos para hacer viable un negocio en Internet, además de una serie de sobrevaloraciones de las empresas extremadamente optimistas. Sólo algunas empresas que podríamos calificar como más serias y prácticas pudieron sobrevivir, y son las que hoy en día encabezan el comercio electrónico a nivel mundial (Amazon, Ebay, etc.).

La consecuencia de esta primera burbuja tecnológica se vivió durante unos cuantos años, y fue la falta de inversiones en empresas “de Internet”. Y esa falta de dinero llevó de alguna manera a la aparición de empresas más centradas en la idea que en el propio negocio, creándose una gran cantidad de proyectos cuyo objetivo parecía ser democratizar la web dando mayor importancia a la participación de los usuarios (la consabida Web 2.0). Estas startups empezaron con muy poco dinero, principalmente porque tampoco necesitaban más, debido a que lo fiaban todo a una expansión viral más que a una gran inversión en marketing. Empresas como Flickr, Youtube o Facebook son un claro exponente de esta época.

Sin embargo, y pese a su increíblemente rápida velocidad a la hora de conseguir usuarios, la principal desventaja que han presentado para los inversores ha sido la carencia de un modelo de negocio sólido y fiable. Y posiblemente esa sea la gran ventaja que el Social Commerce presenta para un inversor: su crecimiento se ve impulsado por una inversión viral, pero el modelo de negocio está claro porque lleva muchos siglos dando buenos resultados. Además, la rápida adaptación a los cada vez más indispensables y omnipresentes smartphones ha supuesto un segundo estímulo que ha otorgado un valor extra al modelo.

¿Habrá burbuja esta vez? Seguramente existirán tantas opiniones como analistas, y en Internet cualquier resultado parece posible. Pero al menos cabe pensar que detrás de toda esta “moda” hay una base más sólida que en anteriores ocasiones. Como mínimo, habrá que darle al Social Commerce una buena oportunidad.

Fuentes:

http://dealbook.nytimes.com/2011/06/02/groupon-files-to-go-public/

http://www.wired.com/wiredscience/2011/06/can-we-prevent-the-next-bubble/


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios