Gingerbread llega ( más o menos) al HTC Desire

La taiwanesa HTC, que se ha convertido en uno de los fabricantes de moda para móviles Android, anunció hace un par de meses que su modelo Desire, el más vendido de 2010 y similar al Nexus One que fabricaron con Google, no recibiría la última versión del sistema operativo.

Los usuarios respondieron con indignación, afirmando que si el más simple Wildfire podía soportar Gingerbread -como se conoce popularmente a Android 2.3-, no les convencía el argumento de la falta de espacio. Y HTC cedió, pero puede que la actualización no sea precisamente el proceso automático que esperaban sus usuarios.

"Al instalar el nuevo ROM" advierte HTC en su página de Facebook, "se borrarán todas las personalizaciones del dispositivo lo que incluye mensajes, emails, contactos y demás información personal. Sugerimos que aprovechéis vuestras cuentas de Google y cualquier otro sistema de back-up disponible en Android Market para asegurar que no perdéis vuestra información personal. Vuestra tarjeta SD no se borrará o modificará".

Además, el proceso está recomendado sólo a expertos. La actualización, disponible en su página para desarrolladores, implica la desaparición de algunas aplicaciones HTC y de la aplicación oficial de facebook, disponible en el Android Market. También podría interferir con los SMS y los MMS, de modo que quien decida actualizarse lo hará bajo su cuenta y riesgo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios