BAQUIA

Cuando el flash mob se utiliza para delinquir

El flash mob, una convocatoria -más o menos inmediata- de gente, generalmente a través de Internet, para hacer algo juntos, suele utilizarse como herramienta publicitaria, o simplemente para pasar un rato divertido.

Pero, ¿qué pasa si se convoca un flash mob para desvalijar una tienda? Pues que los empleados no pueden hacer nada (salvo denunciar a la policía, claro) si de repente decenas de personas irrumpen en un local y se llevan todo lo que les cabe en las manos.

Eso es lo que sucedió el pasado sábado en una tienda de la cadena 7-Eleven en Germantown (Maryland, EEUU), cuando al menos 28 personas, la mayoría adolescentes, entraron en el local y en menos de un minuto se surtieron de todo tipo de productos que se llevaron sin pagar.

La policía colgó en YouTube el vídeo grabado por las cámaras de seguridad para intentar identificar al mayor número posible de asaltantes. De momento, no se han hecho detenciones, pero se está recibiendo colaboración ciudadana.

El asunto empieza a convertirse en preocupante para las autoridades de los EEUU, ya que en las últimas semanas han ocurrido varios casos similares en lugares como Cleveland, Filadelfia, Chicago o Washington, con delitos masivos convocados a través de medios sociales o correo electrónico.

Y de fondo, planea la sombra de los recientes disturbios en Inglaterra, donde la tecnología –y las redes sociales en particular- han tenido un papel fundamental como canalizador de las protestas.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios