BAQUIA

@Irene, la voz prestada del huracán #irene

Un fastidio habitual de los internautas es que el nombre de usuario que queremos ya está cogido. Tanto si hablamos de un mote familiar como de nuestro nombre de pila, lo más probable es que uno de los más madrugadores early adopters se lo haya quedado hace meses. Por ejemplo, @irene en Twitter.

Irene Tien es una neoyorquina de 28 años. En 2006 se hizo una cuenta en Twitter, que utilizaba para hablar de sus cosas. Hasta que llegó el otro Irene: el huracán. Y con el huracán, la oleada de gente que la nombraba o la tomaba por el huracán, para divertimento de sus compañeros de trabajo.

A la vista de la situación y en lugar de cambiarse el nombre o enfadarse, Tien se rindió y dejó que sus compañeros -que gestionan cuentas de empresas en medios sociales- se pusieran al mando de la cuenta y empezaran a hablar en nombre de #irene

Así, @irene cambió su foto a la de la tormenta, puso como descripción "No quiero hacer daño a nadie" y empezó a ofrecer información de servicio público sobre la trayectoria de la tormenta o retuitear avisos de instituciones y servicios de emergencia.

Con una sana dosis de sentido del humor (anunciando, por ejemplo que había decidido ponerse algo más "tropical" para su visita a Nueva York, cuando pasó de huracán a tormenta tropical), la cuenta se ha convertido en un amena forma de seguir los pasos de Irene y los consejos de seguridad.

No es la primera vez que alguno de estos early adopters se encuentra en una situación inesperada. El español residente en Miami Israel Meléndez, por ejemplo, tenía medio abandonada su cuenta @Israel, hasta que terminó vendiendo al estado de Israel.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios