BAQUIA

WikiLeaks acusa a un periodista de filtrar nombres de fuentes

WikiLeaks acusa a un periodista de The Guardian de haber filtrado, en un acto de "negligencia o malicia", la contraseña que permite acceder a miles de despachos diplomáticos sin editar, poniendo en peligro la seguridad informantes y confidentes.

El diario ha negado terminantemente esta acusación, y señala tanto a la propia organización como a su rival OpenLeaks, formada por miembros descontentos de WikiLeaks, y que también han negado ser la fuente de la filtración.

En un editorial, WikiLeaks -que ayer denunciaba un ataque informático– acusa al periodista David Leigh de publicar la contraseña en un libro, cuyos derechos de vendieron luego a Hollywood. The Guardian asegura que les dijeron que la contraseña era temporal, y que si la organización pensaba que revelarla era peligroso tuvieron siete meses para retirar los archivos.

La relación de WikiLeaks con los medios nunca ha ido como la seda. Ignorada en los primeros tiempos por -al fin y al cabo, la lista de páginas bloqueadas en Australia tampoco era una noticia a nivel mundial- saltó a la fama al filtrar el vídeo de un ataque aéreo estadounidense en el que murieron civiles y empleados de la agencia de noticias Reuters.

Entonces, los grandes medios tradicionales criticaron a la plataforma por difundir ella misma la información que conseguía en lugar de hacerlo a través de alguien con más experiencia. Es decir, de esos medios. Cuando la organización recibió los cientos de miles de despachos diplomáticos que mandaron al soldado Bradley Manning a prisión, llegó a un acuerdo económico con cinco periódicos escogidos, que irían publicando los cables. Uno de ellos era The Guardian.

Sin embargo, y tras el revuelo inicial, esos y otros medios han ido perdiendo interés en unos documentos que tampoco revelaban nada muy sorprendente, para frustración de WiiLeaks, que pasó entonces a publicarlos por su cuenta. En esas estábamos cuando empezamos a ver noticias sobre cables sin editar, y ahora sólo tenemos un montón de acusaciones cruzadas, mientras las identidades de informantes de EEUU circulan por la Red y, recordemos, Bradley Manning sigue detenido.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios