BAQUIA

El futuro del binomio apps + marcas

Por Carlos Serrano, New Media Manager de Genetsis

Hace unos días, la consultora Deloitte publicaba un estudio en el que se indicaba que sólo un 20% de las apps publicadas alcanzaban la barrera de las 1.000 descargas.

El dato anterior pone en tela de juicio el proceder de las marcas a la hora de introducirse en el proceloso mundo de las aplicaciones móviles, y la conclusión que podemos sacar -sin tampoco reflexionar demasiado- es que las cosas no se están haciendo bien.

El “Tenemos que estar ahí” que se escucha tan frecuentemente dentro del mundo del marketing y la publicidad, en demasiadas ocasiones no va acompañado de las necesarias dosis de estrategia y conocimiento previo del medio que permitan el ahorro de tantos sinsabores -cuando no disgustos- que tienen lugar gracias a las gloriosas tiradas a la piscina en que desemboca el grito de guerra anterior.

Cuando una marca decide tener presencia en el canal móvil, debe empezar por entender cuáles son las necesidades y deseos de sus potenciales usuarios. Debe ver este canal como una vía complementaria para llegar a su público objetivo, posibilitando una experiencia beneficiosa y enriquecedora que genere el engagement deseado y una mejora en la imagen de la marca percibida por el usuario.

En el caso de las aplicaciones móviles, por sus singulares características tanto a nivel de utilización como de posicionamiento, deben proporcionar al usuario algún beneficio y/o valor claro. Deben ser útiles por encima de todo, deben proporcionar entretenimiento (time-killers), información relevante, etc.

Al hilo de lo comentado en el párrafo anterior, una acción de branding puro y duro en este territorio estaría destinada a la más completa irrelevancia al no "recibir" el usuario nada de la marca, optando éste con seguridad por eliminar la app de su dispositivo y dañando así el vínculo marca-usuario al perderse una vía de llegada y relación tan importante como ésta.

A la hora de plantear el desarrollo de una aplicación se deben aprovechar al máximo las capacidades de interacción y conectividad del dispositivo (navegación táctil, acelerómetros, GPS, cámara….), para de esta forma crear una experiencia lo suficientemente diferenciadora, y así no replicar una web preexistente o mantener el ‘lenguaje web’ en la implementación de la app, ya que para eso ya están las webs adaptadas para dispositivos móviles.

Debemos en definitiva aportar una experiencia lo suficientemente atractiva basada en el potencial interactivo del dispositivo, que complemente así la comunicación y la presencia de la marca en el canal móvil.

Por otro lado, es sumamente importante elegir correctamente la plataforma en función del target. No siempre es posible estar en todas -o al menos en las principales-, pudiendo tener por ejemplo más sentido una app en Android que en iPhone o viceversa, en función del citado target.

Un handicap especialmente relevante a tener en cuenta es que hay que conseguir destacar entre las miles y miles de apps que pueblan los diferentes markets, ya que si no se tiene visibilidad en los rankings de las tiendas de aplicaciones la app no existirá para los usuarios, y por tanto será del todo irrelevante, de manera que estar familiarizado con los mecanismos que nos permiten posicionar la app es vital para conseguir los objetivos perseguidos.

Las apps móviles, si atendemos a los diferentes estudios que se publican periódicamente, suponen una inmejorable ayuda para las marcas a la hora de guiar al consumidor en el proceso de compra con mayor eficacia que el canal web tradicional, por lo que descuidar este flanco podría convertirse en un error fatal a medio plazo.

Para finalizar, y en linea con lo comentado por el estudio de Deloitte mencionado al inicio , la previsión a medio plazo es que los smartphones sean el mainstream junto a tabletas, TVs conectados, media centres e incluso coches. Esto es, el medio móvil en general y el de las apps en particular se están convirtiendo en un player clave en el mundo de la comunicación, y las marcas deben encontrar su sitio en este nuevo panorama. Los usuarios mandan, y se están pronunciando claramente.

Artículo original publicado en MarketingDirecto.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios