BAQUIA

Hemos probado: tablet Galileo de bq

Si en el sector de los smartphones la gran oferta disponible nos permite diferenciar claramente entre teléfonos de gama media y alta (afinando un poco podríamos distinguir incluso entre media-media y media-alta), algo similar empieza a suceder entre sus primo-hermanos, los tablets.

Así, es fácil ubicar este Galileo de bq, fabricante español especializado en lectores electrónicos, que ya tiene un puñado de tablets en el mercado, entre ellos el decoroso DaVinci. Un dispositivo que nos ofrece buenas prestaciones por un precio bastante asequible (209 €).

Galileo

El tablet tiene unas dimensiones de 212 mm. x 160 mm. x 11 mm y pesa 537 gramos, algo pesado si lo sostenemos durante mucho tiempo. La pantalla capacitiva es de 8,4 pulgadas, con resolución 600 x 800 y multitáctil, capaz de reconocer hasta cinco puntos de presión simultáneamente.

Con respecto al diseño, el botón de encendido es un tanto incómodo, ya que se encuentra incrustado en una esquina de la carcasa. También es posible confundir las clavijas para auriculares y carga, muy similares y situadas una junto a la otra.

La parte posterior del frontal incluye los cuatro clásicos botones de Atrás, Menú, Inicio y Búsqueda, en este orden un tanto desconcertante. Con la pantalla encendida vemos en la parte superior iconos de acceso directo al Inicio, Menú, Atrás y controles de volumen, y aunque se dupliquen las funciones con los accesos inferiores, lo cierto es que éstos son más cómodos, especialmente si estamos usando el tablet con poca luz.

Con respecto a las prestaciones generales, el Galileo responde bien en velocidad gracias a su procesador Cortex A8 a 1 GHz y los 512 MBs de RAM. La experiencia de navegación es buena, con rápida respuesta del zoom y el acelerómetro, aunque el giro de pantalla es en ocasiones excesivamente sensible.

Los 8 GBs de memoria interna se quedarán un poco cortos si queremos almacenar contenido, aunque siempre se puede conectar a un disco duro externo o ampliar memoria vía tarjeta SD. Hablando de puertos, el Galileo tiene una salida MiniUSB, aunque tal vez un puerto USB estándar hubiera sido más cómodo. No tiene salida HDMI.

El software incluido es Android 2.3 (Gingerbread), que tal vez algunos consideren un tanto desfasado en comparación con Honeycomb. El software también condiciona las aplicaciones, ya que las más avanzadas están diseñadas para la última versión de Android.El Galileo viene con pocas aplicaciones preinstaladas, lo cual es bueno si somos fans de la personalización. Incluye la tienda Slide, donde se pueden descargar aplicaciones y utilidades.

Otra función importante es la de e-reader, no en vano el punto fuerte del fabricante. La tableta incluye aplicaciones para descarga y lectura de libros electrónicos, y es compatible con los formatos .epub, .pdf, .txt, .fb2, .pdb y .rtf.

Un último apunte, que destacamos por ser un dispositivo Android, es el bajo rendimiento de YouTube, con vídeos que tardan en cargarse y no responden bien a la pantalla completa.

En definitiva, un dispositivo más que digno a cambio de su precio asequible, aunque no esté en condiciones de competir con los más sofisticados del mercado.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios