La WiFi del Ayuntamiento, para ver la página del Ayuntamiento

Los aficionados a la tecnología hemos ido recibiendo con alborozo las noticias de que tal o cual Ayuntamiento empezaba a ofrecer WiFi gratuita, y nos hemos llevado agradables sorpresas al encontrarnos, por ejemplo, el icono de red abierta en una playa o un parque. Pero no nos acostumbremos, o al menos no esperemos que eso se convierta en la norma.

La Audiencia Nacional determinó el miércoles que el Ayuntamiento de Málaga se extralimitó al ofrecer conexiones que permitían acceder a páginas no relacionadas con las administraciones (es decir, la página del Ayuntamiento y demás webs de ventanilla digital) y que debería haberse inscrito en el registro de prestadores de servicios.

Al Ayuntamiento malagueño anunció -cómo no, en Twitter- que piensa recurrir la sentencia, que le impone una multa de 300.000 euros en un caso que ya lleva cola. El de Murcia, por su parte, se ha apresurado a señalar que ellos sí están registrados como prestadores de servicios y pueden seguir ofreciendo conexión a los ciudadanos.

La Comisión del Mercado de Telecomunicaciones lleva años intentando encontrar un criterio para regular las redes municipales, imponiendo por ejemplo límites de velocidad o abriendo la posibilidad a que las redes se financien con pagos o patrocinios.

Al mismo tiempo, ciudades como Barcelona intentan ofrecer el servicio sin encontrarse después en una cruda pelea legal, mientras otros apuestan por mejorar las infraestructuras de cable, y los reguladores no terminan de ver eso de la conexión como un derecho.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios