BAQUIA

La estrategia de Netflix no seduce a sus inversores

La decisión de Netflix de subir los precios de su alquiler de DVDs por correo indignó a algunos de sus usuarios, hasta el punto que el consejero delegado de la empresa, Reed Hastings, terminó pidiendo disculpas en un post.

Pero en esa entrada también anunció la separación de esa parte del negocio, con sus característicos sobres rojos, y ahora son los inversores los disgustados.

Analistas y gestores de cartera reaccionaron con poco entusiasmo ante el plan de la compañía de dividir sus operaciones en dos empresas independientes, Netflix (encargada de los más rentables negocios en streaming) y Qwikster (centrada en el alquiler por correo). Las acciones de la empresa llegaron a su mínimo anual el martes.

Su temor es que la compañía -o compañías- pierdan más clientes, después de la pérdida de popularidad que supuso el aumento de precios. Al fin y al cabo, los que ya utilizaran los dos servicios se encuentran ahora con dos páginas distintas, con historiales y sistemas de pago separados para alquilar sus películas y programas de televisión. Y han hecho saber su malestar con 25.000 comentarios en el post de Hastings.

Los planes de Hastings, sin embargo, no están tan centrados en los clientes que ya tiene su servicio de correo, sino en los usuarios que podría ganar su plataforma de vídeos online, que tras asentarse en EEUU y Canadá está en pleno proceso de expansión a gran escala, empezando por Latinoámerica y con la vista puesta en Europa.

Pero parece que los inversores, tal como están las cosas, no están por la labor de formentar las estrategias de riesgo. Tal vez el posible acuerdo con Discovery les aplaque un poco.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios