BAQUIA

Verano de locos en Silicon Valley

Este año, el verano empezó tranquilo, con noticias como la presentación de la Wii U de Nintendo. Nos pareció un poco rara, pero tampoco era dramático. Después Google lanzó una red social, pero llevaba años mareando la perdiz y no era del todo inesperado. Tras mucho esforzarse, Spotify logró desembarcar en Estados Unidos.

Pero si alguien esperaba distraerse de la crisis financiera con ligeras noticias de tecnología y ediciones veraniegas de Angry Birds, se llevó un buen susto cuando el 25 de julio Google compró la división de móviles de Motorola, sembrando la intranquilidad entre sus socios y adentrándose en un negocio desconocido.

Cuando aún estábamos considerando las consecuencias de esta operación, HP nos golpeó por la espalda con la noticia de que abandonaría los dispositivos con WebOS, incluyendo su nueva tableta TouchPad (aquí un cómic sobre su muerte), y además no tenía claro qué hacer con su división de ordenadores para consumo. Que es, por cierto, la más grande del mundo. Toda la maniobra podría costarle el puesto al jefe, Leo Apotheker.

Infogr_crazysummer

LA MARCHA DE JOBS

Claro que la incertidumbre de sus inversores fue poca comparada con el shock del 25 de agosto, cuando Steve Jobs anunció que dejaba el mando de Apple para pasar a un segundo plano por motivos de salud.

Aún estábamos asimilando la retirada de uno de los hombres más carismáticos, importantes e influyentes del sector (podéis ver una infografía resumen de su carrera pinchando en la imagen de la derecha) cuando llegó septiembre y pensamos que podríamos tomarnos un respiro. Pero, ¿qué mejor momento para despedir a la jefa de Yahoo, Carol Bartz, por teléfono y antes siquiera de elegir sustituto o decidir qué hacemos con la empresa?

Para no quedarse atrás, en AOL y TechCrunch se armó la marimorena. No nos queda claro qué ha pasado, pero da la sensación de que hemos asistido a una bronca navideña de familia mal avenida con Tim Armstorng como el patriarca, Arianna Huffignton como la madrastra y Michael Arrington como el hijo rebelde.

Tras una bronca que ha implicado a medios como el blog All Things Digital del Wall Street Journal y al New York Times, todo ha quedado en que Arrington será inversor como quería, su fondo de inversión se llamará con el nombre que eligió, AOL ya no le paga por escribir en TechCrunch y los que se quedaron en el blog discuten incluso sobre cómo deberían dimitir. Como explicación alternativa, valga este vídeo de una cadena de televisión taiwanesa.

0

Además de los bombazos puntuales, este verano de locos ha tenido hueco para las historias que crecían poco a poco. Como las demandas por patentes entre tecnológicas, que simplemente, se han salido de madre y han pasado de ser unos conflictos legales resueltos en despachos con indemnización de por medio a cerrar mercados enteros a los dispositivos rivales. Y si no, que le pregunten a Samsung.

Así las cosas, resulta que noticias que antes nos habrían parecido sensacionales -como que Apple pierda otro iPhone en un bar, ahora apenas captan nuestra atención.

Después de este verano movidito sólo nos queda confiar en que al menos, la próxima vez que nos vengan con una noticia bomba, sea por una tecnología revolucionaria y no porque Zuckerberg ha decidido hacerse a la mar o Dell quiere reconvertirse en fabricante de mermeladas.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios