La UE investiga si hay monopolio en los pagos electrónicos

Antes siquiera de que el pago electrónico se haya convertido en el gesto cotidiano que esperan las tecnológicas -simplemente sacar el móvil y acercarlo a la caja-, parece que el negocio ya tiene aspectos cuestionables en lo que a prácticas empresariales se refiere.

La Comisión Europea ha anunciado una investigación sobre el sector de los pagos electrónicos, para determinar si bancos tradicionales como Santander, HSBC o Barclays están impidiendo la entrada de nuevos jugadores en el sector.

Competidores como Square, en Estados Unidos, o Erply, en Europa, han llegado con fuerza desde el mundo de la tecnología y ofrecen sistemas para que cualquiera pueda aceptar pagos con tarjeta -e incluso con el móvil- desde su teléfono o tableta. Y están teniendo un éxito más que notable entre pequeños y medianos empresarios, hasta el punto de atraer el interés de firmas como Visa.

Estos nuevos servicios se suman a otros como PayPal, o Cashlog que han conseguido hacerse un hueco en el negocio a expensas de la banca tradicional. Pero no son las únicas interesadas, porque también las operadoras de telefonía quieren pillar un pedazo del pastel, mientras las grandes fabricantes tecnológicas se apresuran en convertir sus teléfonos en tarjetas de crédito. No será, desde luego, por falta de pretendientes.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios