BAQUIA

El Gamefest está aquí para quedarse

Unas 60.000 personas, según la organización, pasaron este fin de semana por el Gamefest, demostrando que la feria de videojuegos madrileña tiene cuerda para rato.

El sábado, día de más afluencia de público, había colas de más de dos horas para jugar al Call of Duty Modern Warfare 3 (aunque algún menor de edad se marchó cabizbajo cuando no le dejaron pasar), para probar en la Wii el Legend of Zelda: Skyward Sword, que saldrá este otoño, y para echar una primera partida en la consola Vita de Sony, que sucederá a la PlayStation Portable.

También había colas de entusiastas para jugar a Star Wars en Kinect, que no llegará a las tiendas hasta primavera; al Gears of War 3 o al último Assassin's Creed. Más colas para comprar merchandising, y en la tienda de Blade Representaciones, por ejemplo, superaron sus previsiones de venta. Sin olvidar la nostalgia despertada por la sección Retro Madrid de máquinas y consolas antiguas.

Éste ha sido el Gamefest de los aniversarios. Nintendo celebraba los 25 años de Mario y de la saga Zelda. En el stand de Sega, Sonic se alzaba sobre su tarta de 20 cumpleaños y también el estudio francés Ubisoft cumplía 25 años.

Lo más loable de este Gamefest, nos parece, es el ajustado equilibrio entre los juegos más hardcore y los casual. El Forza Motorsport 4 o el Call od Duty convive aquí con los Rabbids, Disneyland Adventures y los juegos de baile que, al parecer, levantan pasiones entre todos los públicos.

No hay duda de que la industria está comprometida con la feria. Además de sus grandes instalaciones, sus presentaciones y sus actores contratados, compañías de todo el sector organizaron tantos concursos y actividades que ellos mismos perdían la cuenta, y aún así la queja principal de los asistentes era la misma: queremos que sea más grande.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios