BAQUIA

Netflix da marcha atrás en su escisión ante el revuelo de clientes e inversores

Hace un par de semanas, Netflix anunciaba su escisión en dos empresas. La marca tradicional se mantendría para el visionado de películas en streaming, mientras que se creaba una nueva unidad de negocio, bautizada como Qwikster, para el envío postal de DVDs físicos.

El anuncio no fue nada bien acogido ni por los clientes ni por los inversores. A los primeros la nueva situación les pareció confusa (¿Tendremos una cuenta o dos? ¿Habrá dos webs y diferentes logins?…), y los segundos reaccionaron provocando una caída del 10% en el valor de las acciones, que ya estaban en caida libre desde julio, cuando las acciones de Netflix superaban los 300 dólares; desde entonces han caído un 60%.

Dado el revuelo organizado, Netflix ha dado marcha atrás en su decisión. El propio CEO, Reed Hastings, lo anunciaba ayer en el blog oficial: “Está claro que para muchos de nuestros miembros dos websites harían las cosas más difíciles, así que vamos a mantener Netflix como un lugar donde acudir para streaming y (alquilar) DVDs. Esto supone que no hay cambios: una web, una cuenta, una contraseña. En otras palabras, no Qwikster.”

Los clientes de Netflix ya andaban un poco mosqueados desde que subieron las tarifas el pasado julio. Ahora no van a pagar más (siguen los precios de julio, a pesar de su impopularidad), pero se mantienen las tarifas separadas para el streaming y los envíos postales, cuando antes el streaming era un añadido a la suscripción física.

Un problema adicional era la falta de control de la cuenta de Qwikster en Twitter, ocupada por un tal Jason Castillo, cuyos tuits no dan precisamente la imagen que desearía el departamento de comunicación de Netflix. La web de Qwikster redirige a la de Netflix.

El caso es que Netflix parece (o parecía) tener claro que el futuro pasa más por el soporte digital que por el físico, con creciente número de visionados en streaming desde ordenadores y TVs conectados, además de tabletas y smartphones. De ahí su decisión de encarecer los envíos postales y separarlos con otra marca. Pero es evidente que el mercado le ha dicho otra cosa.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios