BAQUIA

2001 – 2011: el iPod cumple una década en nuestras vidas

El 23 de octubre de 2001 Apple presentaba el iPod. En palabras de Steve Jobs, “Con el iPod, Apple ha inventado una nueva categoría de reproductor digital que te permite guardar toda tu colección musical en un bolsillo y escucharla donde vayas. Con el iPod, escuchar música nunca volverá a ser lo mismo”.

Una vez más, las palabras de Jobs resultaron proféticas, como se ha demostrado diez años y más de 300 millones de iPods vendidos después. El iPod no fue el primer reproductor digital en el mercado, pero sí el encargado de iniciar una nueva era no sólo en los gadgets portátiles, sino también para la industria musical.

El primer modelo de iPod permitía almacenar 1.000 canciones (con una calidad máxima de 320 Kbps) en su disco duro de 5 GB, con hasta 10 horas de reproducción. Pero lo realmente revolucionario era su diseño, con la rueda que permitía interactuar con los menús en la pantalla LED de 160 x 128 pixels.

Lo cierto es que la acogida inicial fue un tanto tibia. A muchos analistas y prensa especializada no les convenció el precio (400 dólares), la falta de compatibilidad con Windows o incluso el propio diseño, que obligaba a aprender una nueva forma de interacción.

Fue a partir de la segunda versión, en junio de 2002, cuando empezaron a despegar las ventas. El iPod 2 aumentaba el espacio hasta 20 GBs y se hacía compatible con Windows a través de MusicMatch. En ese despegue fue decisiva la imbricación con iTunes Store, la tienda donde comprar y almacenar canciones, presentada en abril de 2003.

Así, las ventas fueron pasando de un millón de unidades en junio de 2003 a dos millones a finales de ese año y 10 millones al acabar 2004. Después, durante toda la década se irían sucediendo los diferentes modelos del iPod clásico (seis generaciones), el Mini, el Nano, el Shuffle y el Touch.

A día de hoy, Apple ha vendido más de 300 millones de unidades del iPod, lo que supone aún el 8% de sus ingresos. Teniendo en cuenta que la mayoría de los smartphones actuales incluyen prestaciones de reproductor musical, el dato no está nada mal…

Pero el iPod no sólo fue una revolución desde el punto de vista conceptual o como mero gadget. Su trascendencia fue más allá, hasta el punto de que podemos hablar de cinco revoluciones que empezaron con él:

1. Adiós a las imposiciones del CD. El concepto de gastarse entre 10 y 20 euros por un producto cerrado e inamovible se terminó. Apple supo convencer a los sellos musicales del potencial de vender canciones sueltas al precio único de 0,99 dólares.

2. El almacenamiento online. Otra dependencia que se acabó fue la de los discos duros y los soportes físicos. Desde el binomio iPod / iTunes, el reproductor se ha ido convirtiendo en escaparate portátil para acceder al contenido almacenado en la nube o en diferentes dispositivos.

3. Las aplicaciones: iTunes evolucionó hacia la Apple Store. Una vez más, el concepto ya existía antes, pero Apple supo desarrollar mejor que nadie un completo ecosistema que incluye a proveedores, creadores y usuarios finales.

4. La interacción táctil: con la primitiva rueda del primer modelo de iPod se empezó a dar protagonismo a los gestos. Después, el iPhone, el iPod Touch y el iPad irían cediendo todo el protagonismo a la pantalla táctil. De acuerdo, el walkman también tenia botones, pero no era lo mismo ¿verdad?

5. La revolución mediática. Los muchos gadgets que nos rodean hoy en día son de alguna forma herederos del primer iPod, un aparato que pasó de un reproductor cool de música a unir imágenes y vídeos. Y de ahí, a la revolución multimedia.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios