Angry Birds y la piratería: si no puedes contra ellos…

En estos tiempos, si nadie te copia un producto, imagen o diseño, es porque el original tampoco se vende. Ya sea música copiada, una serie grabada, traducida y subtitulada por amor al arte o una tableta falsificada, los métodos de reproducción permiten hacer versiones no oficiales de casi cualquier cosa.

A veces, la cosa llega a extremos sorprendentes, como las tiendas falsas de Apple encontradas en China y en la que los clientes preferían comprar porque su servicio posventa era mejor que en las oficiales. Y es que China parece ser el paraíso de las falsificaciones, y es de suponer que cualquier enviado de una marca conocida se tiraría de los pelos al ver la oferta de productos sin sello de aprobación. A menos, que el enviado sea de Rovio.

Peter Vesterbacka, "águila suprema" de la firma creadora de Angry Birds, se lo toma con mucha más filosofía. Su primer argumento fue el siguiente: si están vendiendo productos que nosotros no tenemos, se los copiamos. Y ojo, que no estamos hablando de llaveros. En China existe incluso una atracción de Angry Birds donde uno puede derribar enormes construcciones con un gran tirachinas, que esperamos inspire a la compañía finlandesa.

El segundo argumento de Vesterbacka, que expuso hace unos días en la en la conferencia Disrupt de Pekín organizada por el blog TechCrunch, es que tienen "estar felices" de ser una marca tan copiada, y por tanto tan popular, en un país como China donde registran su mayor tasa de crecimiento.

Es fácil estar tan tranquilo cuando uno ha enganchado a medio mundo, superado los 500 millones de descargas de sus aplicaciones, y vende desde disfraces de Halloween a altavoces o ropa de bebé, mientras trabajas en tu propia película. Sin olvidar los homenajes de diverso calibre, desde tartas hasta vídeos cómicos, que han creado sus fans. Pero en cualquier caso es todo un ejemplo de actitud positiva ante un fenómeno al que ninguna ley de ánimo censor va a frenar.

0


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios