BAQUIA

Querer es poder

¿Siempre? Digamos que también para “querer” hay que ser selectivo. Si quiero competir con Groupon con sus mismas armas -o por hablar de una empresa más tradicional con El Corte Inglés o Zara- no es posible hacerlo con sus mismas armas. Hay que escoger un espacio diferente y liderarlo.

Digamos, por ejemplo que creo que el segmento de “singles” -gente que vive sola o temporalmente con un compañero/a- está mal atendido en España. ¿Cuales serían los pasos a seguir?:

Análisis del mercado. ¿Existe una demanda real? ¿Que tamaño tiene? ¿Quienes están es ese espacio online y offline?

Problema que se pretende solucionar. ¿Que problema tienen? ¿Comen mal por falta de tiempo? ¿se gastan demasiado dinero comiendo fuera de casa por no saber cocinar? ¿Es cocinar su mayor problema? ¿Que horarios de entrega necesitarían? ¿Quien nos puede ayudar con la logística?

Análisis del negocio. ¿Que márgenes podemos conseguir?¿Que masa crítica de clientes necesitamos? ¿Cual creemos que va a ser el coste de adquisición de clientes? ¿Que plan de marketing necesitamos y cuanto nos va a costar? ¿Que equipo mínimo de partida necesitamos para atender a los primeros clientes? ¿Como escala el negocio? ¿Que plataforma de tecnología necesitamos? ¿Que fortalezas tenemos frente a competidores actuales o futuros? ¿Como debemos completar el equipo para cubrir los puestos clave?

El problema de muchas start-ups es que se lanzan sin hacerse este tipo de preguntas y, sobre todo, sin trabajarlas en profundidad. El emprendedor de querer pero debe saber como puede empezar bien para lograrlo y trabajarse bien el plan de negocio dando contestación a todas estas preguntas -que son solo indicativas pero hay muchas más- es un buen inicio.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios