Fuimos de visita: Darmstadt, el corazón de Software AG

Despachos colmena, estanques y materiales naturales nos reciben en la sede de Software AG en Darmstadt, cerca de Fráncfort, una visión inesperada sobre la industria tecnológica alemana.

Al llegar a la sede de Software AG, uno piensa que está más bien en un acogedor hotel. Lejos de las habituales torres de cristal a las que nos tienen acostumbrados las multinacionales, la sede de esta empresa de software es un despliegue de piedra roja, madera y tejados de cobre, todo materiales locales y, parece, a juego con la vegetación local.

Sag02

Visto desde arriba, el edificio de tres alturas tiene una planta formada por hexágonos, siguiendo la idea del fundador de la compañía de huir de los despachos cuadrados para fomentar la creatividad. Ese esquema se repite en el interior, donde muchos despachos tienen forma de hexágono u octógono, no hay pasillo que se extienda más de una decena de metros sin girar en un requiebro.

También las mesas están hechas de módulos que los empleados pueden colocar a su antojo. Desde sus ventanas ven los árboles que rodean el edificio, el estanque japonés o unas sillas de madera a la sombra de un árbol. Lo que no se ven son vallas, ocultas en desniveles para que uno no se sienta atrapado.

Aunque no todo el mundo cabe en este bucólico refugio -hay un edificio más convencional no muy lejos de éste-, el aire relajado se traslada a la cafetería, donde no hay más control que una lista de precios y una caja donde los disciplinados trabajadores depositan el dinero correspondiente por la chocolatina, la comida o el menú vegetariano del día.

Sag08

 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios