BAQUIA

Campañas electorales en Internet: no, así no era

Quedan sólo unos días para el fin de la campaña electoral y el momento de la verdad, el de ir a votar. En las últimas horas, los partidos intensifican su actividad. ¿Pero cómo lo hacen? Al modo tradicional: en vez de recorrer una o a lo sumo dos localidades cada día, visitarán tres o cuatro… o participarán hasta en siete actos.

Es decir, el esfuerzo final se hará quemando más quilómetros de carretera, agitando más banderas en los mítines, lanzando más frases contundentes para abrir telediarios y titulares de prensa… ¿E Internet? Tal vez otra vez será… Y por supuesto, ni hablar de un debate abierto a las preguntas de los internautas, que allí no hay guión ni asesores que te rescaten…

Y es que una vez más, las campañas 2.0 han sido más anecdóticas que otra cosa. Como mucho, han utilizado las redes sociales como un canal propagandístico más, pero sin aprovechar sus cualidades fundamentales: conversar, escuchar, establecer diálogos, movilizar a la gente…

Tal vez ya sea tarde, tal vez no sirva de nada a la vista de que pasadas las elecciones, los políticos se olvidan de las redes sociales… Pero aún así, aquí dejamos (versión larga en pdf) el decálogo elaborado por la agencia 101 con los diez mandamientos para confeccionar una campaña 2.0:

1. Mantendrás un tono correcto y educado sobre todas las cosas. La prisa y espontaneidad de las redes sociales es un arma de doble filo. Palabras malsonantes y expresiones de mal gusto quedan reflejadas de por vida en el perfil, y dan una imagen deplorable del candidato como si éste no supiera comportarse en los foros sociales.

2. Tendrás muy presente que cercanía y escucha al ciudadano no es sinónimo de “colegueo”.

3. Tuitearás siempre que puedas, distinguiendo tus tuits de los de tu equipo. Visitar un perfil de Twitter y guiarse por los últimos comentarios realizados es uno de las medios más empleados para seguir a una persona en la red y forjarse una idea sobre ella. El último tuit de Rajoy y de Rubalcaba es del pasado 14 de noviembre.

4. No serás oportunista ni cortoplacista. Las redes son una carrera de fondo no un canal más para difundir propaganda electoral. Tuitear sobre temas ajenos y con corrección demuestra cercanía, mientras que compartir aficiones con el electorado hace más humano.

5. Dialogarás y escucharás a todos, no sólo a los de tu partido o a grandes gurús. Echando un vistazo rápido, por ejemplo, al perfil de Twitter de Javier Arenas se ve como el candidato del PP por Andalucía apenas dialoga y menos si es con personas ajenas al Partido Popular. Todo lo contrario que su compañera de partido, Esperanza Aguirre, que, incluso, contesta las preguntas más incómodas de los tuiteros.

6. No levantarás falsos testimonios ni mentirás. En redes sociales las mentiras y la falta de transparencia pasan factura y son descubiertas fácilmente. Ejemplos como el de Rosa Díez, que “tuiteaba” mientras estaba haciendo una entrevista, o el del alcalde de Elche, que confundió su cuenta y se elogió a sí mismo, son imperdonables para los internautas.

7. No darás datos y opiniones en vano. Recuerda que todo queda escrito y es público. Incluso si después borras el comentario, algún internauta ya habrá hecho pantallazo de tu metedura de pata y ésta circulará por la red.

8. No hablarás sólo de tu libro. No pidas el voto continuamente y publica contenidos interesantes y de actualidad. Genera un entorno cordial y recuerda que los social media son medios de entretenimiento. Una de las excepciones en la arena política es Cayo Lara, que suele atreverse con comentarios sobre ocio o deportes.

9. No descalificarás. Las críticas no pueden ser descalificaciones o insultos. Sé constructivo y no caigas en la crítica fácil subiéndote al carro de un espectáculo soez y sin contenido.

10. Cuidarás tu físico social. Tener un buen perfil con un diseño cuidado es importante, pero también que sea ordenado, claro, limpio y con una bio del candidato detallada y real.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios