El BSC de Barcelona construye un superordenador con chips para móviles

Si podemos llevar un ordenador decente en el bolsillo gracias a los procesadores para móviles, ¿por qué no aliviar la carga energética de un superordenador con esos mismos chips? Esta idea aparentemente sencilla impulsa un proyecto en el Barcelona Supercomputing Center.

El centro barcelonés, que ya contaba con el superordenador MareNostrum, utilizará procesadores ARM Tegra Nvidia, pensados en principio para utilizarse en teléfonos móviles, como centro de su nuevo superordenador, el europeo Mont-Blanc.

La institución, que pone sus equipos a disposición de la comunidad científica y ha ofrecido resultados, por ejemplo, en el campo de la medicina, ha recibido 14 millones de euros para financiar el proyecto, iniciado el pasado 1 de octubre y que se espera culminar en 2014. Esta semana lo presentará en un congreso del sector en Seattle.

El objetivo es aumentar la eficiencia energética de estos equipos utilizando tecnología disponible en el canal comercial y sin tener que solicitar dispositivos a medida. Además, pretenden diseñar aplicaciones para funcionar en esta nueva clase de superordenadores, logrando una necesidad energética entre 15 y 30 veces menor.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios