Hemos leído: “1001 videojuegos a los que hay que jugar antes de morir”

Tras las entregas sobre libros o música llega "1001 videojuegos a los que hay que jugar antes de morir", publicado por Grijalbo, un coffeebook dirigido a los aficionados a los videojuegos. Es poco manejable, sí, pero a cambio ofrece grandes fotos a color y reseñas sobre los títulos más emblemáticos durante cuatro décadas de vida de la industria, para asestar al lector un subidón de nostalgia.

El libro es obra de Tony Mott, redactor jefe de la revista EDGE, que lleva 30 años escribiendo sobre videojuegos. Algo que se nota en el profundo conocimiento que demuestra en cada reseña, que abarca desde pioneros como Pong (1972), Breakout (1976) o Space Invaders (1978), hasta los títulos más destacados para consolas de 2010, el último año incluido. 

1001 juegos

Ojear este libro es algo así como abrir el cajón de los juguetes en casa de los abuelos. Podemos remontarnos a los inicios de los videojuegos, aquellos arcade a los que se jugaba echando monedas de 25 pesetas, com PacMan, Donkey Kong o Space Invaders, pasando por la primitiva aventura gráfica Maniac Mansion o el primer Legend of Zelda.

Además de la nostalgia del pasado, cada título va acompañado de un texto ligero a la par que bien documentado, que con frecuencia nos descubre una anécdota desconocida o un detalle sobre por qué está ese juego en la lista, y no otro. Esto convierte al libro en un manual de consulta en toda regla.

Algo que quizá sorprenda a los más mayores es que este libro es un regalo adecuado no sólo para los jugadores veteranos, sino también para muchos jóvenes que gracias a emuladores y demás trucos han jugado alguna vez al Lemmings y similares; y por qué no, aficionados al actual Príncipe de Persia apreciarán saber algo más sobre el título original de la saga, allá por 1989.

El libro no está anclado en el pasado. Más de la mitad de sus páginas corresponden al siglo XXI y su expansión de plataformas y formatos, desde los Pokémon hasta Wii Sports, los últimos juegos bélicos, Guitar Heroband y sí, también el éxito móvil Plants vs Zombies.

En definitiva, un regalo navideño muy recomendable si conoce a algún fan de los videojuegos… Y si puede permitirse los 35 euros que cuesta.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios