Onff Marketing o Marketing Integrado: la clave del marketing actual

Paula López, Marketing Executive de BaseKit

Hablar de marketing hace unos años era hablar de marca, posicionamiento, anuncios, relaciones públicas, marketing directo, PLV… Estos y muchos otros conceptos (al menos para aquellos que ya llevamos algún tiempo en la profesión) fueron durante muchos años el día a día de nuestro trabajo.

Hoy, hablar de marketing es, además, hablar de SEO, SEM, SMO, emailing marketing, redes sociales… y otros muchos términos que han ido apareciendo y sobre los que nos hemos tenido que informar y formar si no queríamos quedarnos fuera de juego.

Me resulta curioso escuchar como en algunas ocasiones se habla de estos nuevos conceptos de una forma aislada, como si hubieran surgido de la nada, cuando sin embargo, lo que se ha producido, en muchos casos, ha sido una evolución de lo offline a lo online, y pongamos algunos ejemplos: donde en offline tenemos vallas publicitarias en online, banners; el marketing directo tiene su alter ego digital en el emailing marketing; los directorios impresos en los buscadores, los spots de televisión en vídeos de YouTube y las relaciones públicas en redes sociales.

Y es que ambas estrategias tienen más en común de lo que parece. Si bien es cierto que la forma de trabajo, el lenguaje empleado, el coste o incluso los resultados y la medición de los mismos varía considerablemente, si conseguimos integrar ambas líneas, estaremos aunando esfuerzos, sumando capacidades y por lo tanto, maximizando la eficiencia de nuestras campañas.

Online marketers: fantasía o realidad

Con este escenario, un profesional de marketing integral debería ser un perfil codiciado por el mercado. Es por esto que, aunque siempre será positivo que nativos digitales con aire fresco y pensamiento 100% online entren en nuestros equipos, tanto o más valioso será que formemos a los profesionales de la vieja escuela.

Y es que en no pocas ocasiones delegamos la dirección de nuestras estrategias online a alguno de estos, tan codiciados últimamente, Community Managers, sin tener muy claro ni siquiera los objetivos que perseguimos como marca al contratar un perfil de este tipo. Si esto, que debe ser la base del trabajo posterior, no lo tenemos claro, difícilmente vamos a saber evaluar si el profesional realmente lo es, y por consiguiente el valor añadido que nos puede aportar.

Porque buenos profesionales, haberlos haylos… y no. Y una mala decisión es este terreno puede tener una repercusión tremendamente negativa. Ni las grandes marcas se salvan de lo que podríamos denominar catástrofes digitales.

Onff marketing

En definitiva, ¿invertir en online merece la pena? Sí ¿Y en offline? Sin duda también. La combinación del marketing ‘tradicional’ y el ‘digital’, de lo offline y lo online, es la clave del marketing actual. Debemos ser conscientes de esto e intentar aprovecharnos de todas y cada una de las herramientas y recursos que están a nuestro alcance.

Tener un abanico más amplio de herramientas es sin duda positivo, aunque la organización y la planificación deben ser ahora más importantes que nunca también. Es por esto que, en este nuevo mundo del onff marketing, si queremos alcanzar la gloria (y normalmente la gloria cuesta), no podemos perder de vista:

– Objetivos: Identificar nuestros objetivos, tanto cuantitativos como cualitativos.

– Estrategia: Plantear la estrategia a seguir, integrando todas las herramientas de las que disponemos (que no son pocas).

– Recursos humanos: Contar con el equipo adecuado, tanto formando a los profesionales que ya tenemos como seleccionando nuevos perfiles si fuese necesario, aunque siempre teniendo en cuenta los dos puntos anteriores.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios