El misterioso caso de las modelos fotocopiadas de H&M

La industria de la moda tiene un don para crear polémicas, cuando se trata de emplear la tecnología. Ya sea porque Inditex toma prestada la imagen de unas blogueras, o porque les organizan una campaña de boicot en la Red a su línea "navajo", siempre hay alguien dispuesto a buscarle tres pies al gato.

En esta ocasión el (pequeño) escándalo gira en torno a la firma H&M. Quizá sospechando al ver a distintas modelos con la misma pose, el mismo cuerpo y distinta cara, alguien preguntó a la compañía. Y he aquí que los cuerpos resultaron ser una creación digital, en la que se pegaba la cabeza de una modelo real y se aplicaba el tono de piel correspondiente.

Lejos de aquietar las aguas, la revelación ha provocado su propia polémica, entre otras cosas por la destacable delgadez de ese cuerpo diseñado a medida y el ejemplo que transmite, además de que si la ropa se ha pegado encima como en una muñeca recortable, tampoco se consigue el objetivo teórico de la foto, que es ver cómo queda el modelito en cuestión.

Lo que nosotros nos preguntamos es por qué, ya que estaban copiando y pegando, no se lanzaron a mostrar modelos azules, o con alas, o cualquier otro capricho del diseñador, evitando de paso las suspicacias por estas muchachas medio-falsas-medio-auténticas.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios