BAQUIA

¿Nos venden los gadgets antes de terminarlos?

Sony se ha disculpado a sus clientes en Japón ante los fallos de software por su nueva consola portátil Vita, que llevaba apenas días en el mercado. Y si la historia os suena familiar, es porque lo es. Hace unos días era Amazon quien prometía una actualización de software para su nueva tableta Kindle Fire, y antes fue RIM quien lanzó al mercado la PlayBook sin esperar a tener correo nativo o compatibilidad con el Android Market en su tableta.

Podría decirse que en algunos casos pedimos demasiado a unos sofisticados dispositivos que después de todo, tampoco nos han salido tan caros. Quizá es poco razonable pedirle un software perfecto a una tableta de 199 dólares o un reconocimiento perfecto de los acentos a Siri, la asistente virtual más avispada que hemos tenido el gusto de conocer.

Pero entre estos fallos recién salidos de fábrica nos encontramos teléfonos que se desmayan, o el casi legendario antennagate que dejaba al iPhone sin cobertura si lo tocábamos donde no debíamos. Y lo mínimo que uno puede pedirle al teléfono es que se encienda y llame.

Es posible que detrás de estas prisas por lanzar los dispositivos al mercado sin completar el rodaje nos encontremos el ansia competidora entre empresas. Pero, ¿qué sentido tiene correr para lanzar una tableta dos semanas antes o después, si el iPad ya lleva más de un año en una posición inigualable? ¿O una consola cuyo principal rival -la 3DS- ya salió antes de tiempo -en este caso, por los juegos-?

Hay fechas, como las Navidades, que pueden forzar a una empresa a correr o perderse la temporada estrella de las compras de tecnología, pero eso no justifica lanzamientos apresurados el resto del año, como estamos viendo. Tal vez el motivo no sea tanto la competencia, o el calendario, como la presión que suponen las constantes filtraciones y especulaciones de los medios y que pueden hacer, por ejemplo, que la gente se decepcione si el nuevo iPhone no lleva el 5 prometido por la prensa.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios