Tu pasión como medio de vida

Rodolfo Carpintier, Presidente de DaD

¿No hay trabajo? ¿Por qué no usas tu pasión para labrarte un hueco que te permita vivir haciendo lo que te apasiona? Hoy es posible gracias a Internet. Si algo te apasiona le puedes dedicar horas y, mientras te diviertes, hacerte un experto en ello. ¿En qué? Me da igual, en cualquier cosa que te apasione. Cualquier nicho, por pequeño que sea, a nivel mundial, da para que coman muchos.

En mi planteamiento general, que estoy dispuesto a discutir con vosotros, cualquiera puede convertirse en un experto de algo que le apasiona. Me da igual lo que sea. Seguro que hay suficiente espacio en Internet para que alguien -probablemente centenares, si no miles- puedan vivir de ello.

Bien es verdad que, si no tenemos educación de ningún tipo, ni leemos otro idioma que el español, nuestras oportunidades quedan reducidas al espacio de nuestra lengua y a la capacidad intelectual que tengamos a nuestra disposición. Sin embargo, si hablamos de los miles de universitarios que están sin trabajo -o con un trabajo que apenas les paga unos cientos de euros al mes y nos les aporta nada nuevo- e incidimos sobre los que, por lo menos, son capaces de leer inglés, la oportunidad se multiplica por 10 y el potencial de éxito se vuelve cada vez más claro.

Descubrid lo que os apasiona, dedicadle 8 horas al día durante 6 meses y tenéis un trabajo seguro, creado por vosotros y absolutamente independiente. Recordad que en Internet es mucho más sencillo cobrarle 150 euros al mes a una empresa y dar servicio a 20 que conseguir dos empresas que os paguen 1.500 euros cada una. Empezad a pensar que sabéis hacer que valga 150 euros para una empresa, qué tipo de empresa es, dónde la localizas y cómo contratas con ella por Internet.

Y ahora, a trabajar ¿Qué estáis haciendo enviando CVs a puestos de trabajo que no os motivan ni tienen en consideración vuestros estudios? Muchos de vuestros autoempleos que os apasionan se verán pronto convertidos en empresas rentables en las que necesitaréis ayuda y podréis encontrarla…por Internet.

¡Ah! No olvidéis que es más sencillo vender a empresas que crecen y florecen que aquellas que están en una hora mala y no saben qué hacer. Eso significa que las 20 empresas pueden estar en Japón o en Brasil o en Alemania, y no tienen por qué estar en Móstoles o Poblet.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios