BAQUIA

Centros de datos y su gélido aire acondicionado

Entrar en un centro de datos da escalofríos, y no precisamente de emoción. La temperatura habitual en estas salas donde vive todo lo que guardamos en la nube es, digamos, fresquita.

Pero al hilo de las últimas noticias sobre Facebook y su acuerdo con Greenpeace para reducir el impacto medioambiental de sus centros de datos, ha surgido el debate sobre si de verdad hace falta esforzarse tanto por mantener fríos los centros de servidores.

Se supone que el motivo principal para refrigerarlos es el mantenimiento del equipo. Pero en un largo artículo sobre el tema, Wired señala que conforme avanza el desarrollo tecnológico, los fabricantes relajan sus requisitos de temperatura en la garantía y admiten incluso temperaturas en torno a los 40 grados.

No se trata sólo de ecología. Una cosa es mantener frío un centro de datos debajo de un fiordo, y otra muy distinta pagar la factura de la luz del aire acondicionado en Sevilla o Las Vegas. Así que si los fabricantes asumen que podemos elevar un poco la temperatura de la sala, pasar del aire acondicionado a los ventiladores o incluso la corriente del aire a temperatura ambiente puede suponer un ahorro más que considerable.

[Imagen de CreativeTools vía Flickr]


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios