BAQUIA

Demandan a su ex empleado por quedarse la cuenta de Twitter

La empresa PhoneDog ha demandado a su ex empleado Noah Kravitz por culpa de una cuenta de Twitter. Y no precisamente porque no les guste cómo la llevaba.

La cuestión es que Kravitz llevaba cuatro años subiendo vídeos y reseñas de teléfonos a la cuenta @PhoneDog_Noah, hasta reunir 17.000 seguidores. Cuando se fue de la empresa el año pasado se quitó el nombre de la compañía y ahora tiene 22.000 seguidores, pero ahora la empresa no parece tan contenta con la situación.

PhoneDog acusa a Kravitz de haberse llevado una lista de clientes (los seguidores) e interferir con sus negocios, y le reclama 2,50 dólares por usuario y mes, que vienen a ser 340.000 dólares. El demandado responde a su vez que todo es una represalia por reclamar el 15 por ciento en ingresos publicitarios de la página por ser socio, y dinero que se le debía por su trabajo.

La cuestión tiene miga especialmente en medios de comunicación, donde los usuarios tienden a seguir las cuentas de los periodistas antes que a sus empresas, y ya ha habido casos de estrellas que cambian de medio… y de nombre en Twitter.

Es probable que el resultado de esta y las demandas que lleguen -porque no dudamos que éste es sólo el principio- cambie la forma en la que las empresas gestionan sus medios sociales, y que ahora se reduce con bastante frecuencia en "buscar un chaval que entienda de eso" y no mirar jamás lo que dicen sus propias cuentas.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios