Los soldados británicos se aburren con sus simuladores de guerra

El ejército británico tiene un problema con sus simuladores, y es que son malos. O, mejor dicho, poco atractivos. Sobre todo si el soldado que lo está probando se pasó la tarde anterior jugando con una consola decente.

El Ministerio británico de Defensa ha tenido que remodelar sus juegos, según The Guardian, porque los soldados jóvenes criados en la era de la PS3 y la Xbox no se concentran con simulaciones, digamos, sencillas, creadas por el ejército, en las que deberían estar preparándose para una situación de combate con fuego real.

La cuestión es que si bien hubo un momento en el que los ejércitos estaban al frente del desarrollo de esta clase de simulaciones, hoy en día su presupuesto no puede competir ni de lejos con una industria entera que combina artistas, ingenieros y productores para crear unas superproducciones a la altura de las películas de Hollywood. O por encima, si se trata del dinero.

Dados los recortes presupuestarios del momento, invertir en un juego decente puede resultar complicado, así que allá van dos sugerencias: ¿no sería más fácil jugar directamente a un título comercial? O si tiene que ser de fabricación propia para garantizar el realismo, ¿no acaban antes optando por una estética retro y pixelada al estilo Minecraft en lugar de intentar hacer algo moderno sin el dinero necesario?


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios