BAQUIA

El inversor de Internet ¿Existe?

Existir, existe porque DaD tiene 80 hoy pero, la verdad, son muy pocos. Juan Macias, un lector de este blog de Infoman, se queja que “mientras un inversor acepta una rentabilidad del 10% en una inversión inmobiliaria, quiere 5 veces inversión en Internet”. Siempre ha sido así, cuanto más arriesgas, más quieres a cambio, aunque solo sea potencialmente. A todos les gustaría estar en el siguiente “Google”.

Uno de nuestros inversores, que ha convencido a varios amigos para invertir con nosotros en Internet, hace una comparativa muy gráfica, les pregunta si ellos invertirían en una central hidráulica. Muchos le contestan que si a lo que el responde, pues es similar a invertir en Internet, tienes que esperar 5 años hasta poder ver si todo lo que produce se vende, y esperar que una tecnología disruptiva no acabe con la necesidad de ese tipo de energía o un cambio regulatorio no lo haga inviable económicamente. No, no hablo de Internet…

A favor de Internet está el que se trata de empresas del Siglo XXI, que captan muchos usuarios y -en la mayoría de los casos- convierten un bajo porcentaje de ellos a clientes, que están rápidamente en muchos países y son menos dependientes que los negocios tradicionales de su emplazamiento físico y que, cuando salen bien, escalan y se convierten en pequeños -lo grandes- tesoros.

Es lógico que se pida a una start-up ser muy rentable por el riesgo que se corre pero los últimos tiempos nos han demostrado que muchos de los modelos de inversión “conservadores” eran una bomba de relojería que tenía más peligro que una inversión de capital riesgo.

Siempre ha sido prudente diversificar las inversiones pero quienes, hoy por hoy, no inviertan en Internet no están planificando bien su futuro. Como en todas las inversiones de riesgo, dependiendo de las circunstancias, no se debe invertir más de un 5 a 10 % del capital en este tipo de proyectos pero tampoco se puede dejar de invertir en el futuro que ya está aquí.

Veremos pronto la salida a Bolsa de Facebook (IPO), como en el caso de la salida de Google, cientos de empleados de la empresa pasarán a engrosar las listas de millonarios de Silicon Valley.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios