BAQUIA

Diez cosas que hay que saber para gestionar un centro de datos

Si algo no le gusta al responsable de un centro de datos son las sorpresas.

Emerson Network Power, una compañía de Emerson, publica esta lista con 10 revelaciones comunes para los gestores de centros de datos y de TI, y ofrece consejos sobre cómo estar preparados para ellas. La lista, publicada en AFCOM Data Centre World Spring, incluye información sobre la causa del tiempo de inactividad de los centros de datos, lo que los administradores de centros de datos quizás no conozcan sobre la nueva actualización del servidor y la creciente tendencia que coge por sorpresa a casi todos los administradores de TI.

“Cuando eres administrador de centros de datos o de TI, hay muy pocas cosas que sean más preocupantes que lo inesperado,” comenta Peter Panfil, vicepresidente de Emerson Network Power. “Esperamos que la lista ayude a los profesionales de TI a anticiparse mejor a estos problemas y a prepararse con tecnologías y soluciones adecuadas y buenas prácticas.”

1. Las predicciones de alta densidad por fin se están haciendo realidad: tras un rápido crecimiento a principios de siglo, las previsiones de densidades de racks de dos cifras han tardado mucho en cumplirse. Las densidades medias rondaban entre 6,0 y 7,4 kW por rack entre 2006 y 2009, pero la última encuesta del Grupo de usuarios de centros de datos (DCUG) pronosticaba que las densidades de racks medias alcanzarían los 12,0 kW en tres años. Eso hace que se dé más importancia a una capacidad de SAI y una distribución de la alimentación adecuadas, así como a la refrigeración para tratar la salida de calor correspondiente.

2. Los gestores de centros de datos sustituirán los servidores tres veces antes de reemplazar los SAI o los sistemas de refrigeración: la actualización de los servidores se produce aproximadamente cada tres años. Los SAIs y los sistemas de refrigeración están previstos para que duren mucho más, a veces décadas. Eso quiere decir que la infraestructura en la que invierten las organizaciones hoy en día debe ser suficiente para respaldar —o, más concretamente, debe poder ampliarse para respaldar— servidores de dos, tres o incluso cuatro generaciones posteriores de los modelos actuales. ¿Qué implica esto para el gestor de centros de datos de hoy en día? Hace que sea indispensable que las tecnologías de infraestructuras actuales tengan la capacidad de ampliarse para cubrir futuras necesidades. Las soluciones modulares se pueden ampliar para satisfacer necesidades a corto y largo plazo.

3. El tiempo de inactividad es caro: todo el mundo entiende que el tiempo de inactividad es algo negativo, pero los costes reales asociados a un apagón no planificado son impresionantes. Según un estudio del Instituto Ponemon, un corte de suministro eléctrico puede costar a una organización una media de unos 5.000 dólares por minuto. Eso son 300.000 dólares en solo una hora. El mismo estudio indica que las causas más comunes de tiempo de inactividad son el fallo de la batería del SAI y haber superado su capacidad. Puede evitar estos problemas invirtiendo en el SAI adecuado (con un tamaño idóneo para soportar la carga) y supervisando y manteniendo de forma proactiva las baterías.

4. El agua y el centro de datos no son una buena combinación, pero lo seguimos intentando: la primera parte de este punto seguramente no sea una sorpresa. Los equipos informáticos sensibles no responden bien al agua. No obstante, el mencionado estudio Ponemon indica que el 35 por ciento de los apagones no planificados son consecuencia de algún tipo de entrada de agua. No son solo válvulas con fugas; de hecho, muchos apagones relacionados con el agua son consecuencia de un café o un refresco que se ha derramado. Cómo solucionarlo: revise las válvulas, y lo más importante, deje las bebidas en la puerta.

5. Los nuevos servidores utilizan más energía que los servidores antiguos: la consolidación y la virtualización de los servidores pueden reducir el inventario de servidores en grandes cifras, pero eso no equivale precisamente a grandes ahorros de energía. Los nuevos servidores virtualizados, sobre todo los potentes servidores blade, pueden consumir cuatro o cinco veces la energía que consumía la generación anterior (aunque suelen hacerlo de forma más eficiente). Los ahorros relativamente modestos al final del proyecto de consolidación pueden llegar por sorpresa. No hay una solución para esto, sino que más bien hay que prepararse para ello asegurándose que la infraestructura sea adecuada para cubrir las necesidades de alimentación y refrigeración de los nuevos servidores.

6. La supervisión es un desastre: los gestores de TI tienen más visibilidad de sus centros de datos de la que han tenido nunca, pero acceder y darle sentido a los datos obtenidos puede ser una tarea complicada. Según una encuesta de Emerson Network Power a profesionales de centros de datos, los gestores de centros de datos utilizan, de media, al menos cuatro plataformas de software diferentes para gestionar su infraestructura física. El 41 por ciento de los encuestados dice que generan tres o más informes al mes para sus supervisores y el 34 por ciento dice que les lleva tres horas o más preparar esos informes. ¿Cuál es la solución? Disponer de una única plataforma de supervisión y gestión. Las soluciones DCIM de hoy en día pueden consolidar esa información y gestionar de forma proactiva la infraestructura para aumentar la eficiencia energética y operativa e incluso la disponibilidad.

7. El técnico informático está a cargo del sistema de climatización del edificio: la distancia entre TI e instalaciones se está reduciendo, y la mayor parte de la responsabilidad de ambas secciones está recayendo sobre los profesionales de TI. Tradicionalmente, los gestores de TI y centros de datos han tenido que tratar con el departamento de instalaciones cuando han necesitado aumentar la potencia eléctrica o de refrigeración para cubrir las crecientes necesidades informáticas. Ese proceso se está optimizando, gracias en buena parte a las mencionadas soluciones DCIM que aumentan la visibilidad y el control sobre todos los aspectos de la infraestructura de un edificio. Los gestores de centros de datos modernos están desarrollando una estrategia DCIM para ayudarles a entender esta ampliación de sus funciones y responsabilidades.

8. Ese centro de datos hecho por piezas necesita estar integrado: en el pasado, los gestores de centros de datos mezclaban y unían libremente componentes de distintos proveedores porque los sistemas trabajaban juntos solo de forma tangencial. Esto está cambiando. La aparición de tecnologías de infraestructura y sistemas de supervisión y gestión cada vez más inteligentes y dinámicos ha incrementado la cantidad de datos procesables en todo el centro de datos, y ofrece funciones de simulación en tiempo real que favorecen una eficiencia operativa considerable. Los sistemas de infraestructuras y TI aún pueden trabajar de forma independiente, pero para aprovechar realmente la totalidad de sus capacidades, es indispensable su integración.

9. Los centros de datos bajo demanda son una realidad: los días de largos diseños, pedidos e implementaciones se han acabado. Actualmente existen soluciones de centros de datos modulares, integradas y de rápida implementación para cualquier espacio. Las soluciones integradas y con instalación virtual plug-and-play que incluyen rack, servidor y sistema de alimentación eléctrica y refrigeración se pueden instalar fácilmente en un armario o en una sala de conferencias. A la larga, los centros de datos en contenedores se pueden usar para establecer rápidamente una red o para añadir capacidad a un centro de datos existente. La mayoría de los problemas se puede solucionar con una llamada telefónica.

10. Las cargas de TI varían, y mucho: muchos sectores experimentan grandes subidas y bajadas de su uso de la red. Las instituciones financieras, por ejemplo, pueden experimentar un uso considerable durante el horario laboral habitual y apenas nada durante la noche. Las temporadas de compras navideñas y de impuestos también pueden crear picos inusuales en la actividad de TI. Las empresas que dependen de sus sistemas de TI durante esas épocas han de tener capacidad para hacer frente a esas subidas, aunque a menudo funcionen de forma ineficiente durante las bajadas. Una infraestructura ampliable con controles inteligentes se puede adaptar a esas subidas y bajadas para garantizar un funcionamiento eficiente.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios