Expertos en realidad aumentada desconfían de las gafas de Google

El proyecto Google Glass sigue adelante. Hace unos días, el co fundador de Google, Sergey Brin, hizo una aparición pública en un acto benéfico portando un prototipo de las Google Glass. Y aunque no se ha sabido mucho más sobre sus características, el hecho de que el propio Brin las muestre en público deja claro que la cosa va en serio.

Antes, el miércoles 4 de abril, la compañía había sorprendido a toda la industria confirmando a través de Google+ uno de los rumores más difundidos en los últimos meses. Google difundía un vídeo donde mostraba al mundo la visión a través de sus gafas virtuales con tecnología de realidad aumentada.

 0

Hablamos de un dispositivo de diseño minimalista con un micrófono y una pequeña pantalla parcialmente transparente en el ojo derecho, en la que aparece la realidad además de información virtual. Este dispositivo autónomo funcionará con el sistema operativo Android, y se controlará mediante la voz o simples movimientos de cabeza. La idea es que los usuarios puedan realizar acciones diversas y consultar distintas informaciones a través de estos anteojos mientras desarrollan su vida cotidiana.

En el vídeo aparecen multitud de servicios que se activan de manera circunstancial en función de los acontecimientos o de forma voluntaria. Cuando el usuario se coloca las gafas por primera vez tiene acceso hasta a 14 servicios. Por ejemplo, cuando el sujeto mira por la ventana las gafas le aportan información sobre el tiempo, o cuando mira a un muro vacío le recuerdan una cita. También ofrece otras funciones como mostrar rutas, hacer videoconferencias o compartir imágenes.

Por muy impresionante que sea esto, muchos expertos consideran que todavía queda algo de tiempo para que pueda comercializarse la tecnología que aparece en el vídeo. El primer inconveniente sería la batería que hay que llevar encima para que el invento funcione (Brin la porta en una mochila), además de los efectos dañinos que podría producir en la vista.

Expertos en realidad aumentada consultados por Wired afirman que las gafas no podrán mostrar una experiencia como la que se ve en el vídeo, debido al pequeño tamaño de la pantalla y a estar situado el hardware en un único ojo. Además, no queda claro si las notificaciones se basan en realidad aumentada o en geolocalización.

Otro de los problemas es la iluminación. Blair MacIntyre, director del Laboratorio de Realidad Aumentada de Georgia Tech, cree que es difícil crear una pantalla que pueda manejar múltiples entornos, tanto en interiores como en exteriores. MacIntyre incluso califica el vídeo como falso, y considera que Google ha creado un nivel de expectativas que el hardware será incapaz de satisfacer.

En cualquier caso, la expectativa ya está creada. Y también las parodias, como estos dos vídeos que muestran los errores que provocarían unas gafas funcionando con Windows, y cómo sería la experiencia de las Google Glass insertando anuncios.

0

 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios