BAQUIA

Encuentra a tu madre con Google Earth

Probablemente los ingenieros que desarrollaron Google Earth no imaginaron la cantidad de utilidades que tendría la aplicación, por ejemplo, servir como herramienta de investigación para arqueólogos. O reencontrar a la familia perdida 25 años atrás.

Esa es la historia de Saroo, un niño indio que perdió a su madre en el año 1986, y 25 años después ha logrado encontrarla gracias al servicio de imágenes por satélite de Google.

El día que se perdió, Saroo había estado trabajando con su hermano mayor y al volver se quedó dormido en una estación de tren. Al despertar no vio a su hermano, y pensó que habría subido a un tren que había parado en ese momento, por lo que entró en su búsqueda. Sin embargo, también se durmió y despertó 14 horas más tarde en Calcuta.

Durante mucho tiempo Saroo estuvo vagando por las calles de una de las mayores ciudades de India, aprendiendo a valerse por sí mismo y sin fiarse de nadie. Finalmente fue llevado a un orfanato para ser dado en adopción. Fue adoptado por la familia Brierleys, una pareja de Tasmania (Australia).

El joven se acostumbró pronto a su nuevo hogar, pero siempre le quedó el deseo de encontrar a su familia biológica. El problema es que como se perdió con cinco años, no sabía cómo se llamaba el pueblo del que provenía, todo lo que le quedaba en la memoria eran vagas imágenes. Así empezó a usar Google Earth para buscar lugares donde podría haber nacido.

Con el tiempo y sirviéndose de este programa, el chico desarrollo una estratetegia. Multiplicó el tiempo que estuvo en el tren, unas 14 horas aproximadamente, por la velocidad media de los trenes indios y calculó una distancia aproximada de unos 1.200 km recorridos.

Después dibujó un círculo en un mapa con el centro en Calcuta y con un radio que abarcaba la distancia recorrida. Increíblemente pronto encontró lo que estaba buscando: Khandwa.

No tardó mucho en organizar un viaje hasta esa zona. Allí le vinieron todos los recuerdos de cuando era un niño. Al reencontrase con su madre no la reconoció a primera vista; posteriormente, y fijándose en la estructura facial la identificó.

Lamentablemente, la historia tiene una parte triste: el hermano de Saroo apareció atropellado entre dos piezas, en el raíl de un tren.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios