BAQUIA

Una sentencia prohíbe usar marcas de la competencia como keywords en Google

Tras tres años de litigio, los tribunales han dado la razón a la empresa española Masaltos.com en la defensa de su marca en Internet. La empresa, especializada en la venta de zapatos de tallas grandes, ha conseguido la primera sentencia en España que prohíbe utilizar una marca registrada de un competidor como palabra clave o keyword en buscadores, lo que puede suponer un precedente para que otras compañías reclamen el mismo derecho.

La demanda se presentó en 2009 ante el Juzgado de lo Mercantil de Madrid. Masaltos alegaba que un competidor estaba utilizando los términos “masaltos” y “masaltos.com” como palabras clave en enlaces patrocinados de Google Adwords, aprovechándose del vacío legal en torno a este asunto, que permite que una empresa utilice marcas de competidores como keywords, beneficiándose de la reputación ajena para mejorar su posicionamiento web y captar más visitas.

Además, la empresa denunciada también había incorporado en su código fuente la marca "Masaltos" como metatag, una práctica ilegal que permitía al competidor aparecer como resultado natural -y por tanto gratuito- de la búsqueda "Masaltos".

La sentencia del Juzgado de lo Mercantil nº 9 de Madrid puntualiza: “Observamos cómo el cliente que, en el buscador de Google, introduce la marca Masaltos o Masaltos.com ve que junto al enlace a la página del actor aparece como enlace patrocinado la página del demandado, competidor directo que comercializa el mismo producto”.

También añade que “la utilización de la expresión Masaltos y Masaltos.com, coincidente con el elemento denominativo de la marca registrada por el actor (…) supone una infracción de los derechos de exclusiva del actor”, por lo prohíbe al competidor el uso de las marcas tanto como metatag en el código fuente como palabra clave en Google Adwords.

La sentencia concluye que el competidor hace uso de las marcas para llegar a conocimiento del internauta, lo cual puede confundir el origen empresarial de los productos, asociando ambas empresas o creyendo que están económicamente vinculadas.

Aunque en España esta sentencia es pionera, en Europa existen precedentes similares. Por ejemplo, en 2006 Google tuvo que pagar una indemnización a Louis Vuitton por permitir que otras empresas utilizaran marcas registradas propiedad de ésta como palabras clave para posicionar webs que vendían productos falsificados.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios