Assange pierde su última batalla en su proceso de extradición

Julian Assange, protagonista de uno de los procesos de extradición más largos del Reino Unido, ha perdido la batalla legal para frenar su extradición a Suecia.

Todo comenzó hace 18 meses, cuando Assange fue detenido en Londres tras ser acusado por Suecia de varios delitos sexuales: tres cargos de agresión sexual y uno de violación.

Pero el australiano mantiene que estas acusaciones no son ciertas y están directamente relacionadas con su labor en Wikileaks, que justamente ese año publicó documentos confidenciales relacionados con los Estados Unidos. Es más, Assange ha declarado en varias ocasiones que todo forma parte de una maniobra para terminar juzgándole en los Estados Unidos, donde podría acabar condenado a cadena perpetua.

Assange55

La corte Suprema británica ha dictaminado que el fundador de WikiLeaks podría ser finalmente extraditado a Suecia, aunque se le ha otorgado a la defensa 14 días de plazo para pedir la reapertura del caso.

Cinco de siete jueces del país rechazaron el argumento de la apelación de Assange de que la orden de arresto en la que se basaba la petición de extradición no era válida. Tras esto Nicolas Phillips, presidente de la máxima instancia judicial británica, ha declarado que "la solicitud de extradición de Assange ha sido efectuada legalmente y su apelación contra la extradición es por consiguiente rechazada".

Por suerte para Assange, aún quedaría un plan B en el caso de ser denegada de nuevo su apelación. Podría llevarse su caso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios