BAQUIA

El Steve Jobs más juvenil y desenfadado se presenta en España

Desde que falleciera en octubre del año pasado, hemos visto reportajes, libros y biografías por doquier. Hoy tendremos la oportunidad de conocer en España una nueva faceta del genio de Apple, gracias a la inédita hasta hace unos meses Steve Jobs. The Lost Interview.

Quizás de forma casual o quizás premeditada, poco después de su fallecimiento apareció un vídeo en bruto de 70 minutos, en el que un joven y saludable Steve Jobs se enfrenta a las preguntas del escritor y productor Robert Cringely. Un breve corte del total sería utilizado para el documental “El triunfo de los nerds” grabado en 1995, cuando Jobs se encontraba al frente de NeXT y estaba demasiado alejado de Apple.

Sólo 10 minutos de la entrevista original se utilizaron en su día en el documental. Los otros 60 minutos quedaron totalmente inéditos, hasta que una copia en VHS apareció milagrosamente en el garaje del periodista de la PBS al poco del fallecimiento del padre de Macintosh. ¿Casualidad?

El caso es que esta noche Canal+ estrena en exclusiva la entrevista, un largo plano medio a través del cual el visionario creador de Apple cuenta sus primeras andanzas profesionales y atisba un futuro en el que Internet va a tener un papel fundamental en la vida de las personas.

Jobsinterview

Jobs bromea y sonríe de forma desenfadada, dando una imagen muy distinta a la que nos mostraba cuando, enfermo de cáncer, apenas mantenía relación con los medios de comunicación y se mostraba distante en sus pocas apariciones en público. “Cuando tenía 12 años llamé a Bill Hewllet (…). Respondió y le dije: Hola, soy Steve Jobs, no me conoce. Tengo 12 años y estoy montando un contador de frecuencias y querría algunos componentes que les sobren”, narra con una tímida sonrisa. “No lo olvidaré nunca”. El caso es que consiguió no solamente los componentes, sino también un trabajo de verano en las instalaciones de HP.

Sin embargo, su gesto cambia drásticamente cuando se le pregunta por John Sculley, ex director ejecutivo de Apple y el responsable de despedir a la persona que le había contratado en 1985. “¿Qué puedo decir? Contraté a la persona equivocada”, responde un reflexivo Jobs. “Es que él destruyó todo lo que había trabajado durante 10 años (…) Se le subió a la cabeza (…) y pensó que él mismo había construido la nave” y concluye con rotundidad, “era inevitable que se estrellara contra la tierra”.

Steve Jobs no volvería a la marca que había creado hasta 1997, cuando la empresa estaba sumida en una profunda crisis. Él se encargaría de sacarla a flote y situarla por encima de Exxon, la petrolera más importante del mundo, como la empresa de mayor capitalización bursátil del planeta.

 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios