BAQUIA

Inteligencia Colectiva: la masa al rescate del individuo

Inteligencia colectiva

La Inteligencia Colectiva es un concepto tan antiguo como la humanidad: familias, empresas, estados y, en general, grupos con intereses comunes, han colaborado siempre en la persecución del bienestar conjunto.

Pero con la llegada de Internet y las nuevas tecnologías, el concepto adopta nuevas dimensiones y definiciones. Millones de personas y computadores interactúan de forma inteligente, y de ahí salen algunos resultados tan conocidos como el algoritmo de Google o Wikipedia.

Pero eso es sólo la punta más visible de un nuevo y enorme territorio de investigación y desarrollo, que se ramifica en campos como la psicología, la política, la biología, la sociología. la informática e incluso la ética.

De cómo los individuos definen estas interacciones, de cómo éstas pueden aportar nuevos valores y conocimientos a nuestras vidas, a través de empresas e instituciones que sepan canalizar esa información, trata la Inteligencia Colectiva que ahora se estudia.

A debate en el MIT

Entre el 18 y el 20 del pasado abril el prestigioso Massachussets Institute of Technology (MIT) organizó la conferencia Collective Intelligence 2012, donde se analizaron tendencias y sinergias en materias como el crowdsourcing, la colaboración online, la toma de decisiones colectiva o la sabiduría de las masas.

Al campus del MIT en Cambridge asistieron 200 académicos y profesionales de todo tipo de procedencias, entre ellos representantes de la asociación de empresas Knowdle Consortium Group, con el objetivo de estudiar el fenómeno de la colaboración colectiva a través de Internet. Así lo definía en la apertura Thomas Malone, Director del MIT-CCI, quien definió el encuentro como la primera conferencia monográfica con un carácter tan multidisciplinar.

Y es que hablamos de un concepto demasiado amplio como para limitarse a una sola disciplina. Es por eso que otro de los objetivos del evento era reconocer de forma oficial a la Inteligencia Colectiva como un nuevo campo de investigación interdisciplinar.

Luis von Ahn, profesor de Informática en la Universidad Carnegie Mellon y co-organizador del evento, explicaba de modo muy significativo:

“Si pensamos en los grandes logros de la historia de la humanidad –como las Pirámides de Egipto, el Canal de Panamá, poner un hombre en la Luna en 1969-, fueron posibles gracias al trabajo de unas 100.000 personas. En el pasado, ese era probablemente el número máximo de mentes que podías coordinar para manejar eficazmente un problema. Hasta ahora”.

Los investigadores reunidos en el MIT trataron de responder –o por lo menos, poner las bases para empezar a analizar y entender el fenómeno- a cuestiones tan complejas como predecir decisiones grupales, los mecanismos de influencia de las redes sociales o las relación entre colaboración, legislación y poder.

En definitiva, de cómo las sociedades se vuelven más eficientes a través de la cooperación. A partir de conceptos como el crowdsourcing o la computación humana (el ordenador asigna tareas a los humanos -y no al revés, como es tradicional-, y luego interpreta los resultados) la tarea por delante es tan extensa como estimulante.

Pero responder estas preguntas también tiene implicaciones prácticas para las empresas, ya que les permitirá volverse más eficientes y productivas, creando aplicaciones basadas en el conocimiento y la “sabiduría de las masas”.

Y si a alguien todos estos temas le suenan muy lejanos, recordarle que no lo son tanto. En España, Knowdle Consortium Group trabaja en el desarrollo de lo que Felipe García, presidente de Knowdle, denomina "Bio Kapps", aplicaciones de conocimiento bioinspiradas. Lo que puede sonar muy abstracto, pero que al final se reduce a algo tan práctico como, por ejemplo, una app que nos sugiere una parrilla de televisión personalizada e inteligente.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios