BAQUIA

Workplace as a Service: cuando el cloud da soporte al BYOD

Byod

El BYOD es un concepto cuyos orígenes pueden remontarse casi una década atrás. Podríamos atribuirle la “paternidad” a la Blackberry de RIM, ya que es el primer dispositivo que se utilizó para alternar entre trabajo y ocio, o para usarlo en la oficina y otros lugares.

Pero es ahora, con la venta masiva de dispositivos móviles (según estimaciones de IDC, el año pasado se vendieron casi 500 millones de aparatos en todo el mundo), con la capacidad cada vez mayor de éstos y con la proliferación de conectividad y servicios online, cuando el BYOD se ha convertido en una tendencia imparable.

A las innegables ventajas que sin duda aporta el BYOD en áreas como la productividad, la flexibilidad o la movilidad de los empleados se añaden los compromisos para los departamentos técnicos, que no sólo deben lograr que en los diferentes aparatos personales funcionen todos los recursos corporativos, sino garantizar el buen funcionamiento de éstos y la seguridad de los dispositivos. Además de los costes económicos que no están tan claros a primera vista.

Es así que surge una nueva tendencia ya definida como WaaS: Workplace as a Service. Es decir, un nuevo tipo de servicios a distancia (como IaaS, SaaS o PaaS), basados en cloud computing, y dirigidos a poner la oficina siempre a disposición del usuario/empleado en su dispositivo portátil.

En esta naciente tendencia no se trata sólo de que el trabajador disponga en su tableta o smartphone de los recursos -acceso a aplicaciones y datos- necesarios para trabajar, sino que dicho acceso se adapte a la ubicación física del usuario, la política de seguridad de la empresa o el tipo de dispositivo.

Todo depende del contexto, y ahí es donde los proveedores cloud deben encontrar un delicado equilibrio entre productividad y seguridad. Porque podría pensarse que todo es tan sencillo como leer el correo en el smartphone, pero la cosa se complica, por ejemplo, si quien lo hace trabaja en un banco, en una agencia de seguridad o en un departamento público. O si se conecta desde una wifi pública.

En definitiva, en breve nos acostumbraremos a escuchar WaaS y a manejarla como una sigla habitual más dentro de la industria de servicios cloud. Los proveedores podrán ahorrar a los departamentos IT de las empresas el soporte interno a sus empleados móviles, con una oferta que combine elementos como el almacenamiento, el ancho de banda, la capacidad de procesamiento o aplicaciones de software… Y mejor si es inteligente para adaptarla al contexto y las necesidades de cada empresa.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios